Con la tecnología de Google Traductor

ESTO y algo más. Pedro Peñaloza

Itzel Ubiarco

29, agosto 2014 - 12:30

29 agosto 2014. Pedro Peñaloza

“Cada vez sospecho más que estar de acuerdo es la peor de las ilusiones”. Julio Cortázar

LA falta de comunión y un individualismo rampante es lo que rige entre los futbolistas mexicanos. En la controversia iniciada por Alan Pulido contra los Tigres para poder contratarse con quien quiera, ningún jugador o entrenador ha dado su apoyo o algunas palabras de aliento al canterano universitario, es más, la mayoría de los medios de comunicación ni siquiera le dan el beneficio de la duda. Es bien sabida la política de intimidación que tienen la mayoría de los equipos, reflejada principalmente en el “pacto de caballeros” (único en el mundo), en el cual los dueños de los equipos prohíben que los jugadores negocien como agentes libres sus contratos, para así poder cobrar un gran porcentaje del valor de la carta (si no, vean el caso reciente de Raúl Jiménez y su venta al Atlético de Madrid), que de manera individual le correspondería al futbolista, violando las leyes laborales y al mismo tiempo sometiendo a los deportistas al dictado de los dueños del dinero. Es de llamar la atención la total impunidad con que se manejan los dueños en México. Hacen y deshacen a su antojo, bajo el amparo de la Federación, claro, dando castigos ejemplares a quienes se atrevan a exhibir el actual estatus quo. Pobre de aquel que levante la voz para manifestar su desacuerdo, porque será castigado. Cuidado si alguien se atreve a denunciar ante las autoridades, porque será desafiliado. Ahora bien, es momento que pare la desigualdad en las negociaciones entre Club y jugador. Las irregularidades en los contratos, los dobles contratos (¿Y Hacienda qué hace?) y las letras chiquitas son cotidianas, casi siempre los futbolistas no saben qué están firmando. Por lo tanto, se hace urgente una agrupación que defienda y proteja a los jugadores ante las malas prácticas de los hombres del pantalón largo. Sabemos que ellos (los dueños) van a hacer todo lo posible para echar abajo dicha propuesta y ven con malos ojos cualquier síntoma de unión entre compañeros. Sin embargo, los únicos que pueden sacar adelante este proyecto son los futbolistas mismos. El balón está en su cancha.

EL DINERO, POR ENCIMA DE LA JUVENTUD
Dos campeonatos de Sub-17, medalla de oro en los juegos olímpicos de Londres y grandes actuaciones en los torneos internacionales con límites de edad no son suficientes para que los equipos de la Liga MX volteen a las fuerzas básicas. Desde hace tiempo, se ha perdido el interés de los Clubes por jugársela con los chavos de la cantera, ya que el escaso tiempo que hay para conseguir meterse a la liguilla y la poca paciencia que hay en nuestro futbol para formar un proyecto desincentiva a los equipos y los obliga a salir al extranjero por jugadores ya hechos o pagar grandes cantidades por un mexicano ya consolidado, lo cual es un negocio redondo para los promotores, directivos y entrenadores. En el torneo actual únicamente participan 33 futbolistas de cantera de una manera continua, siendo Pumas y Chivas los que encabezan, con seis cada uno. Sin embargo, algunos de ellos no son tan jóvenes, como es el caso de Salcido y Omar Bravo, ambos de 34 años de edad; y en Universidad los hermanos Palacios cuentan con 33 años. El líder general, América, no cuenta con ningún jugador procedente de fuerzas básicas, al igual que Querétaro, Tigres, Chiapas, León, Tijuana y Leones Negros (Cancha, Reforma, 26/08/2014). Es cierto, ha subido el nivel de competencia en nuestras selecciones juveniles, pero de qué sirve si en nuestro futbol no se le da oportunidad a los chavos. ¡Vivan los negocios, muera el impulso a los jóvenes! Es la bandera real que enarbolan los señores de pantalón largo e ideas cortas. Algo Más. Jorge Vergara es indescifrable, por primera vez no ha corrido al entrenador en turno, no obstante el paso mediocre que lleva Chivas, y hasta está contento. La bipolaridad no tiene límites.
pedropenaloza@yahoo.com
Twitter: @pedro_penaloz