Con la tecnología de Google Traductor

ESTO y algo más. Pedro Peñaloza

Itzel Ubiarco

16, enero 2015 - 11:04

16 enero 2015. Pedro Peñaloza

EL AMOR POR NACER EN MÉXICO
Cuando conozco a alguien, no me importa si es blanco, negro, judío o musulmán me basta con saber que es un ser humano.
Walt Whitman

EN la historia del continente americano la migración ocupa un lugar central. La mayoría de los países de la región son resultado de mezclas de culturas nativas y extranjeras, indígenas, europeos, africanos y asiáticos forman el arcoiris que ha trazado el destino de nuestros pueblos.
Ahora bien, en estos días se ha desatado la polémica nuevamente por la cantidad de futbolistas extranjeros y nacionalizados en la Liga MX, hoy hay 145 jugadores no nacidos en México que participan en el torneo, algunos clubes tienen en sus filas hasta 11, como es el caso de Tigres, Chiapas y Xolos. Asimismo está el América, el Puebla y Querétaro que cuentan con 9, respectivamente.
Sin embargo, a lo largo de los años, se han venido eliminando los candados a los futbolistas extranjeros, como el decreto de 1945 del Presidente Ávila Camacho, el cual obligaba a los clubes, cuando jugaban en la Ciudad de México, a poner mínimo en la cancha a 7 deportistas nacidos en el país, por equipo. De igual forma, la federación ha intentado reglamentar la cantidad de nacionalizados sin éxito.
De esta forma, la regla actual de los 5 extranjeros por equipo ha perdido su función principal, ya que los jugadores foráneos que llegan a México en cuanto cumplen con el tiempo requerido por el gobierno y las leyes mexicanas, se nacionalizan para dejar de ocupar una plaza de extranjero. Pero, esto no quiere decir que actúen de mala fe o no tengan la convicción de ser mexicanos, muchos de ellos ya formaron una familia en el país, además de que económicamente representa un factor de progreso en sus carreras. Las críticas vertidas por la cantidad de nacionalizados en nuestro futbol no tienen pies ni cabeza y más viniendo de un país que cada año expulsa a 500 mil connacionales a Estados Unidos, porque no encontraron oportunidades de empleo, educación, vivienda, etc.
Otra crítica por el aumento de extranjeros, es la falta de oportunidades que esto origina a los jugadores canteranos. Es cierto que los equipos prefieren ir al mercado sudamericano, últimamente el colombiano y ecuatoriano principalmente, y conseguir jugadores ya hechos y formados, esto debido a que con el diseño de torneos cortos y las presiones de llegar a la liguilla para aumentar los patrocinadores y negociar mejor los contratos televisivos, no hay oportunidad para que los jóvenes se desarrollen, el inmediatismo y el corto plazo son características de nuestro futbol. También, sabemos que los promotores en México junto a los directivos de los equipos, hacen buenos negocios inflando las cartas de los jugadores extranjeros para venderlos en cifras estratosféricas a los clubes. Por lo tanto, el reducir la cantidad de jugadores foráneos está descartado, y no es por buscar espectáculo ni por incrementar el nivel de juego, sino sólo porque esto representa mayores ganancias para los hombres de pantalón largo. Qué contradictorio resulta que por un lado la federación se esfuerce por formar buenas selecciones juveniles y por otro lado la Liga MX contrate cada vez más jugadores extranjeros.
Asimismo, tenemos el caso particular del Guadalajara, que sólo permite futbolistas nacidos en México dentro de sus filas (no olvidemos que Ponce y Brizuela nacieron en EU), y que en estos momentos se encuentra en último lugar de la porcentual. Con esta restricción, que ellos mismos se impusieron y que representa una parte fundamental de su historia, las Chivas llegan al mercado con una gran limitante porque los jugadores nacionales, que son los únicos que pueden contratar, se cotizan cada vez más alto. Sin embargo, la escuadra tapatía lleva años produciendo jugadores de fuerzas básicas que han venido alimentando al primer equipo y a la selección nacional, y que por malas decisiones de su dueño, Jorge Vergara, se encuentran hoy en esta crisis que parece difícil de superar.
Los jugadores extranjeros han sido el chivo expiatorio para ocultar los verdaderos problemas que tiene el futbol mexicano, como son la corrupción, el mal diseño de torneo, falta de planes a largo plazo, directivos que sólo ven por el bien de sus jefes y dejan a un lado el futbol, la multipropiedad, la injerencia de las televisoras en las decisiones de la Federación, etc. etc. Existen ejemplos de Ligas en dónde los equipos están llenos de extranjeros y aun así su liga y su selección tienen un gran nivel competitivo, como los casos de Alemania, España, Portugal, Inglaterra, Italia. Por lo tanto, si en verdad se busca mejorar el nivel del futbol en nuestro país, se tiene que empezar con los cambios más profundos y no por superficialidades.
Algo más. No se pierda este domingo las finales divisionales que definirán a los equipos que llegarán al Súper Bowl XLIL, seguramente serán encuentros llenos de emoción. ¡Disfrutemos!
pedropenaloza@yahoo.com / Twitter: @pedro_penaloz