Con la tecnología de Google Traductor

21, mayo 2024 - 17:08

┃ Miguel Ángel Mujica

El trofeo de la final de la Liga MX estuvo de visita en el ESTO. Foto: Sarahí Melecio

El deseo más preciado de la Liga MX llegó a la redacción del Diario de los Deportistas. El trofeo que acredita al campeón del futbol mexicano arribó a la redacción de ESTO para dejar sorprendidos a propios y extraños.

TE GUSTARÍA: Cruz azul, ante su propia historia para vencer al América: la estadística que pone al Ave campeón

La expectativa fue grande. La gente comenzó a llenar la entrada del edificio de la Organización Editorial Mexicana al saber que el trofeo que América y Cruz Azul se disputarán el jueves y el domingo estaba presente.

Sus casi nueve kilos, su brillantez y su figura llena de plata, solamente engalanó las fotografías de estudio que se tomaron. Las playeras de los finalistas salieron a relucir. El escudo del América brilló como siempre, mientras que la de los cementeros se acostumbró a volver a los primeros sitios.

Fueron 15 minutos de estudio. Los flashes no opacaron su brillo, fue el emblema del título el que sobresalió entre todo lo presente. Incluso, las playeras decidieron rendirse a sus pies, mientras esperaba estoico que cualquiera quisiera apuntar su nombre.

En la salida, se encontró con algunas portadas donde muchos la presumieron, desde León, hasta las propias Águilas. Los jugadores de Tijuana, Toluca y Santos, también ganadores, se le quedaron viendo, aunque el bullicio se hizo en la entrada.

El trofeo arribó a la puerta, se colocó en su mesa y comenzó a ver como varios elementos de la plantilla OEM se acercaban. “Nada más sin tocarla, eso sólo lo puede hacer el campeón”, se escuchó de uno de los representantes de la Liga. De un momento a otro, varias playeras de ambos equipos salieron. Los cremas eran más, pero los cementeros no quedaron lejos. Todos convivieron en una foto que mostró algo que no habrá en la cancha el jueves y el domingo, hermandad.

No hubo un trabajador que no se tomara la fotografía. “Este es el que ganan mis Águilas el domingo”, se escuchó entre murmullos. “Ahora sí le toca a La Máquina”, respondió otro mientras el trofeo se despedía.

Fue un momento completo en un edificio que se dividió en dos al ver el título. La gente está emocionada y con la mente puesta en los dos encuentros, en una final que ha sido la que más se ha repetido a lo largo del tiempo.

Así fue la visita del trofeo de la Liga MX a la redacción de ESTO, con el brillo que la caracteriza y la división de opiniones respecto al ganador. Sólo Águilas y celestes podrán pelearse por ellos.