Con la tecnología de Google Traductor

Mira

1, abril 2024 - 8:30

┃ José Ángel Rueda

Los técnicos mexicanos han llegado al banquillo en diferentes circunstancias / Fotos: Mexsport

Condenado por la urgencia que un puesto de la envergadura supone, el banquillo tricolor suele poner en serios predicamentos a los directivos. Lo caliente de la silla convierte la elección del técnico en prácticamente una condena: es imposible quedar bien con todos. En las últimas dos décadas la decisión del entrenador del tricolor ha estado marcada por la polémica: bomberos, experimentos fallidos y estrategas de moda, todo parece menos un plan bien pensado.

Tal vez te interese: Carlos Vela explotó contra la selección: “Ni Mourinho cambiaría las cosas”

ÉXITO NACIONAL

La opción más lógica para la elección de un técnico nacional corresponde a sus buenos resultados en el torneo local; es decir, su méritos le permiten ser considerado como un serio candidato. En las últimas dos décadas este patrón ha impulsado a varios entrenadores. Enrique Meza, por ejemplo, llegó a la Selección Nacional por su gran paso con el Toluca, un proyecto sustentado con campeonatos. Lamentablemente para su causa el experimento no salió del todo bien y el “Ojitos” no logró concluir el ciclo. Con esas mismas credenciales también llegaron Ricardo Antonio LaVolpe, Hugo Sánchez, José Manuel de la Torre y Diego Cocca. De todos ellos, solo el ciclo del “Bigotón” cumplió con las expectativas en cuanto a juego, pero tampoco se logró trascender.

Foto: Mexsport

BOMBEROS

Una opción cada vez más utilizada, aquellos destinados a apagar los incendios. El más recordado de todos es Javier Aguirre, quien tuvo que salir al quite en dos ocasiones para rescatar procesos que parecían perdidos. La primera vez fue para el Mundial de Corea-Japón. El Vasco tomó un equipo moribundo y logró la clasificación, impulsado, eso sí, por su buen paso por el Pachuca. Años más tarde, ya consolidado como un técnico exitoso en Europa, volvió a sacar las papas del fuego de cara a Sudáfrica 2010. Sorprendentemente, Aguirre nunca contó con un proceso completo, y se limitó a rescatar causas perdidas.

Algo parecido ocurrió con Miguel Herrera, quien llegó al Tricolor para encarar el repechaje rumbo al Mundial de Brasil 2014. El “Piojo” ya había salido campeón, y su nombre estaba en la baraja, pero las prisas llenaron de vértigo su paso por la Selección. Su temperamento impidió que siguiera al frente del equipo. Otros experimentos salieron peor de lo esperado, como el de Vucetich. A pesar de sus logros y dorado palmarés, el estratega llegó como bombero a rescatar el proceso rumbo a Brasil, pero todo se torció y apenas estuvo dos partidos al frente. De alguna forma, lo de Jaime Lozano también entra en esta categoría. El Jimmy entró como interino de cara a la Copa Oro, la cual ganó, y su buena relación con los jugadores dio confianza a los directivos, por más que no tuviera grandes logros en el futbol mexicano, salvo el bronce en Tokio 2020.

EXPERIMENTOS FALLIDOS

Si en su momento la llegada de entrenadores como Menotti y Bora ayudaron al desarrollo del futbol mexicano, ha habido otros experimentos que quedaron a deber. Es probable que uno de los más conocidos sea el del sueco Sven-Goran Eriksson, quien ni con todo su prestigio pudo destacar en el futbol mexicano. El europeo tenía como misión llevar al equipo al Mundial de Sudáfrica pero el desconocimiento del entorno complicó las cosas. El técnico fue despedido sin pena ni gloria, al dejar al equipo casi eliminado.

Foto: Mexsport

Años más tarde, de cara al Mundial de Rusia 2018, los dirigentes del Tricolor volvieron a aventurarse en la elección de un estratega extranjero. La llegada del colombiano Juan Carlos Osorio dejó sensaciones agridulces. Por un lado, el equipo dio buenos resultados, pero sus métodos sembraron dudas, sobre todo en el tema de las rotaciones. Al final, México tampoco pudo trascender en el Mundial al quedar eliminado en los octavos de final.

Para Qatar 2022, los directivos buscaron un técnico de renombre y encontraron a Gerardo Martino. El “Tata” llegó con algunas buenas experiencias, pero tampoco logró llevar al equipo a un mejor nivel. Su mandato terminó de la peor manera, con una temprana eliminación en el Mundial de Qatar.

¡Ya tenemos canal de WhatsApp! Síguenos, activa la campanita y recibe las noticias deportivas

Para ver como deshabilitar las notificaciones, da clic aquí