Con la tecnología de Google Traductor

Mira

1, marzo 2024 - 20:07

┃ Arturo Méndez

Los Chivahermanos invadieron la T1 del AICM / Foto: Luis Garduño

Vaya recibimiento tuvieron los jugadores de Chivas. Hubo empujones, gritos, cantos homofóbicos, guardias de seguridad desesperados y jugadores con rostros desencajados y risas nerviosas. Un escenario que estuvo entre lo festivo y caótico la Terminal 1 del Aeropuerto capitalino. No se sabía si era un carnaval o el desastre hecho realidad.

Tal vez te interese: Chicharito Hernández no viaja con sus compañeros a la CDMX: ¿Qué pasó con el delantero?

Eso generó Chivas, de nuevo, en la capital del país. Su arrastre es innegable y su fanaticada sigue tan numerosa como ferviente. La pasión por el equipo rojiblanco se nota que está lejos de morir. Eso sí, la nación rojiblanca se quedó con las ganas de ver a su ídolo Javier Hernández, quien no viajó con el equipo, debido a que dio una charla con Grupo Omnilife.

Fueron cuatro horas de espera. Los fans del Rebaño aguardaron -algunos pacientes, otros no tanto- el desfile de los futbolistas del chiverío desde la T1 hasta su autobús.

La desorganización fue evidente en la terminal aérea capitalina. Los elementos encargados de proteger a los jugadores y cuerpo técnico rojiblancos intentaron hacer un pasillo para que, por ahí, se desahogara la salida del plantel. Pero la gente se arremolinó sobre Alan Mozo, Víctor Guzmán, Antonio Briseño y Cade Cowell. Este último fue vitoreado y empujado como si fuese la gran figura del Guadalajara. El seleccionado de Estados Unidos lució desconcertado por el furor de su parcialidad al verlo. Sus querientes querían tocarlo, mientras el atacante trataba de escabullirse rumbo a la salida. Quizá, mientras sea jugador del club rojiblanco, nunca más vuelva a disfrutar del anonimato.

“Venga Cowell, Venga Mozo”, gritaban los más civilizados. Otros, ajenos a cualquier dosis de decencia entonaron: “El que no brinque es un chemo maricón”.

Otro tipo de aficionados estiraron la mano en un esfuerzo inútil por obtener un autógrafo o una fotografía. El consuelo fueron los videos grabados con el celular, en lo que sería el único recuerdo de la visita chiva a la CDMX para jugar con el Cruz Azul.

El amor de los hinchas por Chivas está lejos de morir, por más que el equipo siga sin ser campeón y que Chicharito los haya plantado por estar en un evento del patrón Amaury Vergara.

¡Ya tenemos canal de WhatsApp! Síguenos, activa la campanita y recibe las noticias deportivas

Para ver como deshabilitar las notificaciones, da clic aquí