Con la tecnología de Google Traductor

3, diciembre 2023 - 19:03

┃ José Ángel Rueda

49ers se vengaron de Philadelphia / Foto: IG 49ers

Los 49ers esperaron durante 10 meses el partido ante las Águilas. Desde aquella final de conferencia, donde quedaron sin quarterbacks disponibles para pelear por un lugar en el Super Bowl, es como si el tiempo se hubiera detenido, en espera de la venganza.

TAL VEZ TE INTERESE: Steelers perdió a Kenny Pickett y cayó ante Arizona, ¿adiós playoffs?

San Francisco se impuso en el primero de los duelos, porque muy probablemente se vuelvan a enfrentar más adelante, en los playoffs, y lo hizo con contundencia, al llevarse la victoria 42-19. El triunfo permite a los Niners estar de vuelta en la lucha por el primer sembrado de la NFC, al colocarse con marca de 9-3, por el 10-2 de las Águilas, que la próxima semana deberán meterse a Dallas para defender esa casilla.

A pesar de que los gambusinos tardaron en despertar, con un primer cuarto anémico, fue como si de pronto Kyle Shanahan tronara los dedos para que el equipo comenzara a hacer su acostumbrada magia. La defensa había hecho su trabajo para limitar las dos primeras ofensivas de Philadelphia a solo seis puntos. Un dominio abrumador por parte de las Águilas que no encontraron la contundencia de siempre, un pecado en el que llevarían la penitencia.
San Francisco comenzó a mover las cadenas en el segundo cuarto y a partir de entonces fue imparable. Brock Purdy movió a la perfección sus piezas e involucró a prácticamente a todo su ataque. Los 49ers tomaron la ventaja con un touchdown de Brandon Aiyuk que concretó una prolongada serie. Después vino el show de Christian McCaffrey. Como un todo terreno, el corredor hizo agua a la defensiva de Philadelphia hasta facturar en las diagonales.

El equipo de Kyle Shanahan salió igual de imponente durante la segunda mitad y los reflectores apuntaron a Deebo Samuel, en un acarreo en zona de gol que sorprendió a la defensiva.
Cuando parecía que los 49ers se enfilaban a un triunfo tranquilo, una revuelta de Greenlaw, quien se fue expulsado, encendió los ánimos. Por un momento, las Águilas volaron con el impulso de su público y lograron acercarse con un acarreo de Hurts en línea de gol. Fue entonces cuando Deebo una vez más apagó el fuego con una escapada inapelable de 48 yardas que marcó el rumbo del partido.
La diferencia tan amplia en el marcador apagó un poco las emociones el cuarto definitivo. San Francisco no bajó el ritmo y logró anotar con un pase de Purdy a Jennings. El mariscal de campo demostró estar a la altura de lo que hasta el momento representaba la prueba más complicada de la campaña al brillar con cuatro touchdowns y limitar los errores.
Ya en el tiempo basura. Philadelphia logró poner más puntos en el marcador, casi como una licencia de San Francisco, que rebajó la intensidad a cambio de minutos. Eso sí, Deebo también aprovechó el limbo para anotar su tercer touchdown del encuentro con una nueva escapada.

¡Ya tenemos canal de WhatsApp! Síguenos, activa la campanita y recibe las noticias deportivas

Para ver como deshabilitar las notificaciones, da clic aquí