Con la tecnología de Google Traductor

31, octubre 2023 - 20:25

┃ Miguel Ángel Mújica / ENVIADO

Los disfraces de Halloween no se hicieron espera. Foto: Ramón Romero

Querétaro.- Una tarde-noche de ultratumba se vivió en el estadio La Corregidora. Halloween motivó a los aficionados al futbol y muchos decidieron disfrazarse para la ocasión.

TE GUSTARÍA: ¡Triunfo agridulce! Mazatlán aplastó a Gallos Blancos en casa pero pedió a Ake Loba

La visita al estadio plumífero hizo que la gente no fallara. Recibir a Guadalajara garantiza una buena entrada en todos los inmuebles y Querétaro no fue la excepción. Mientras muchos llegaban con su playera bien puesta, otros se pintaron y hasta disfrazaron para festejar en grande.

Las primeras en aparecer fueron las Diablas. Con sus cuernos característicos, esperaban la hora del partido. La sonrisa diabólica apareció cuando la lente del Diario de los Deportistas se asomó.

La playera de Chivas fue modificada para darle cabida a un cráneo adornado con luces, pero sin perder el tono rojiblanco. El aficionado se sintió orgulloso de portar sus colores y no olvidarse las tradiciones mexicanas.

Fueron los aficionados del chiverío los que más color le pusieron a la previa. Muchas jovencitas se atrevieron a pintarse la cara como catrinas, pero sin olvidarse de la remera del Rebaño Sagrado. La unión perfecta entre su pasión y los días que se celebran en todo el país.

Los Gallos Blancos no se quedaron atrás. Motivados por la mascota del equipo, Gallardo, los disfraces salieron a relucir. La botarga lució un traje, pero mostraba sus huesos cuando abría el saco. Además, una sonrisa lúgubre y más abierta del pico, fue lo espeluznante que se veía el mayor fan blanquinegro.

Las calacas también llegaron, una con la cara completamente pintada y otras solamente con la mitad. La gente del estado mostró una vez más su alegría de ir al futbol, además de recordar a sus seres queridos que ya no están más.

La fiesta fue total, pero la gente no se olvidó que en Guerrero recién ocurrió una tragedia. Sin importar los colores, la gente llevó víveres al centro de acopio que se colocó a un costado de la entrada principal del recinto. Agua, comida enlatada y para animalitos fue lo que los queretanos aportaron en búsqueda de ayuda.

Así se vivió el juego a media semana en La Corregidora, con aficionados que vibraron con sus equipos y de paso auxiliaron a aquellos que lo necesitan.

¡Ya tenemos canal de WhatsApp! Síguenos, activa la campanita y recibe las noticias deportivas