Con la tecnología de Google Traductor

9, junio 2023 - 6:00

┃ José Ángel Rueda

José Luis Doctor es uno de los cinco atletas mexicanos calificados a París 2024. FOTO: EFE

Una vez que cruzó la meta y supo que el boleto a París 2024 finalmente estaba en sus manos, las sensaciones invadieron a José Luis Doctor. Por un lado, el marchista disfrutó de haber cumplido el objetivo. Pero sabe que ahora viene lo más complicado, cristalizar el sueño de una medalla olímpica.

TE RECOMENDAMOS: José Luis Doctor confesó: “no me gustaba la marcha”; ahora peleará por llegar a París 2024

“Representa el resultado de mucho esfuerzo, de muchos entrenamientos, de estar constantemente al pie del cañón, pese a las circunstancias que se nos han presentado. Representa un esfuerzo muy grande. Se logró, y estamos con un pié en Juegos Olímpicos. Pero no tenemos tiempo para celebrar, realmente estábamos compitiendo el sábado a las 7 de la noche y el domingo a mediodía ya estábamos haciendo un afloje, por lo mismo de lo que sabemos que tenemos en las competencias. Nos sentimos contentos, estamos tranquilos, pero no es suficiente, necesitamos alcanzar mucho más nivel competitivo para alcanzar una medalla”.

Como la mayoría de los deportistas mexicanos, su historia no es ajena a los sacrificios. El mexiquense ha tenido que pelear en busca del sueño olímpico.

“No todos los deportistas la han tenido fácil, dice el dicho, ‘si algo es para bien, siempre te va a costar, incluso hasta más’. He pasado muchas situaciones complicadas, difíciles, por ejemplo no tener un techo dónde dormir. Pedirle a papás de amigos que me dieran chance de vivir un ratito en sus casas. El ponerme a trabajar vendiendo hamburguesas, estando como auxiliar administrativo, por querer seguir un sueño”.

José Luis Doctor quiere una medalla en París. FOTO: EFE

El marchista, sin embargo, no se lamenta por lo vivido. “Mi madurez deportiva no sería la misma si no hubiera pasado por estas rachas amargas, a veces tenemos que tocar fondo para poder dar ese giro de mentalidad, sacar esa tenacidad que nos caracteriza a los mexicanos. Ante las adversidades siempre está esta esperanza de conseguir los objetivos”.

QUEDAR FUERA DE TOKIO MARCÓ UN PRECEDENTE PARA JOSÉ LUIS DOCTOR

Pocas cosas como el deporte ponen tan en evidencia lo relativo del tiempo. Lo que para una persona, en su cotidianeidad, es poco, para un atleta casi siempre suele ser mucho. Hace dos años, cuando José Luis Doctor buscaba dar la marca para Tokio 2020 en el Gran Premio Cantones de La Coruña, poco más de un minuto lo separaron de cumplir el sueño olímpico. Pese al esfuerzo, el marchista finalizó la prueba de los 20 km con un tiempo de 1:22:28, lejos del 1:21:00 que por entonces exigía la World Athletics. La experiencia quedó en la mente del atleta, como un fuego que le permitió regresar más fuerte a ese mismo lugar, donde a un año de los Juegos Olímpicos de París 2024 se colocó por debajo del tiempo mínimo que solicita la federación internacional, al registrar 1:19:41.

“Lo que más me marcó fue no haber clasificado a Tokio 2020, saber que ni siquiera estaba cerca de la marca, saber que instituciones ya no me querían apoyar, personas que dicen ‘ya no estás en proyección, ya no tienes futuro en el deporte, dedicate a otra cosa’, eso es el golpe más duro que le pueden dar a un deportista, simplemente que ya no crean en ti, esa es la parte más dura que he pasado, pero gracias al profesor Raúl que fue el que me motivó nuevamente a darle esta última oportunidad al deporte, gracias a él se están dando las cosas, ya tenemos un pie en Juegos Olímpicos, pero falta mucho más camino”, contó el marchista en entrevista con ESTO.

DOCTOR ES EL QUINTO MEXICANO CLASIFICADO A PARÍS 2024

A sus 26 años, José Luis Doctor se convirtió en el quinto atleta mexicano en asegurar su lugar en los próximos Juegos Olímpicos. Su gran actuación en La Coruña, España, le permitió dar un tiempo por el que ha estado trabajando por años, bajo la supervisión del profesor Raúl González, doble medallista olímpico, quien encontró en el atleta mexiquense algo parecido a un diamante por pulir. La exigencia del entrenador le ha permitido tener una progresión importante de cara a la próxima cita olímpica. El máximo ejemplo fue el encuentro que tuvieron después de dar la marca mínima, con Doctor aún recuperando el aire.

“Las palabras del profe como tal fueron estas ‘¿Sabe qué le faltó mijo?, cuatro kilómetros de velocidad más’”, cuenta Doctor, entre risas. “Siempre va a haber esta parte positiva del profe, pero también esa exigencia de dar más allá de lo que podemos. Ahorita dimos la marca pero no nos conformamos con esto, el profe sabe lo que nos falta. Estamos contentos, pero sabemos que todavía podemos dar más, que hay mucho que corregir y mucho que hacer para lograr los objetivos que tenemos”.

JOSÉ LUIS DOCTOR CONFÍA QUE PUEDE PELEAR POR UNA MEDALLA EN PARÍS 2024

El hecho de compartir todas las mañanas con Raúl González le ha permitido al joven marchista dimensionar la disciplina que representa. Con el recuerdo de la época dorada cada vez más lejano, no le teme a la responsabilidad de regresar a la marcha mexicana al lugar que merece y que le ha permitido darle al país 10 medallas olímpicas, entre ellas tres de oro.

“Realmente nos vemos peleando una medalla, lo hemos platicado el profe y yo, sabemos de las cualidades que tenemos, de lo que somos capaces y obviamente con entrenamiento, dedicación y esfuerzo se puede lograr. Faltan corregir detalles, toda competencia, ya sea una victoria o una derrota, nos deja siempre algo bueno al saber que tenemos que mejorar todavía más. El deporte de alto rendimiento siempre buscará esa excelencia”.

Los ojos de Doctor brillan cuando enumera las grandes glorias de la marcha, esos deportistas que convirtieron la disciplina en toda una tradición mexicana.

“Yo me enamoré de esta disciplina al conocer a los medallistas. Al conocer el trasfondo del profesor Raúl, de Carlos Mercenario, de Daniel Bautista, de Daniel García, de Joel Sánchez, de Noe Hernández, de todos los medallistas, al conocer las historias de cada uno, de las dificultades que pasaron, de lo aguerridos que son, simplemente la tenacidad que tiene el marchista mexicano, yo dije ‘quiero ser como ellos’, y estoy en una disciplina en la que más que un deporte es un reto para mí”, reconoció.

“La marcha es muy exigente, porque a veces la consideran como una medalla segura. Es una responsabilidad muy grande que no sólo tengo yo, sino mis demás compañeros. Sabemos de lo que somos capaces para poder llegar nuevamente a darle esos triunfos a México”.

EL CAMPEONATO MUNDIAL SERÁ UN BUEN PARAMETRO PARA EL MARCHISTA MEXICANO

La eliminación de la prueba de los 35 kilómetros del programa olímpico obligó a José Luis Doctor y al profesor Raúl González a cambiar los planes. Cuando la distancia parecía el mejor escenario para buscar su pase a París 2024, tuvo que aplicarse en la velocidad. Esta situación, lejos de afectarle, le permitió especializarse tanto en 35 km como en 20, por lo que no descarta participar en ambas pruebas durante el Campeonato Mundial de Budapest, a celebrarse del 19 al 27 de agosto.

TE PUEDE INTERESAR: Sin los 35 km peligran marchistas en París 2024, “nos sentimos lastimados”: Raúl González

“Es lo que todavía estamos planeando mi entrenador y yo, posiblemente vaya en las dos pruebas, ya que en las dos pruebas tenemos posibilidad de medalla, un poquito más en el 35 que en el 20, pero por cuestiones de todavía mejorar aún más la marca, bajar de ese 1:19.41, entonces posiblemente nos enfoquemos más en el 20 que en el 35, pero no lo descartamos como tal”, explicó.

El marchista percibe el campeonato del orbe como un buen parámetro de cara a París 2024. Tan importante es saber dónde se está parado como lo que falta para llegar al objetivo. “Dejando un lado las becas, sí es muy importante este Mundial, porque estamos a un año de los Juegos Olímpicos, sabemos que los que van a estar caminando dentro de los 10 primeros en este Mundial, van a ser los que van a caminar en París, entonces obviamente es muy importante porque nos hace saber en dónde estamos parados”.

RECUPERAR LA BECA ES OTRO OBJETIVO

Un buen resultado en el Campeonato Mundial le permitiría al marchista cumplir con los requisitos de las reglas de operación para ser parte del programa de becas de Conade, más con el boleto olímpico en sus manos.

“También en cuestión de las becas, porque así tenemos un poquito más solvencia en cuestión de hidratación, de tener un fisiatra, un doctor que nos dé un seguimiento, que nos dé esos pequeños detalles que van a ser la diferencia entre quedarnos en medalla o quedarnos fuera”.

Además del Campeonato Mundial, el marchista participará en los 20 km de los Juegos Centroamericanos y seguramente también estará en los Juegos Panamericanos de Santiago, a finales de año.

Recibe vía WhatsApp todas nuestras noticias deportivas, manda la palabra ALTA en este enlace