Con la tecnología de Google Traductor

Mira

4, mayo 2023 - 6:00

┃ José Ángel Rueda

Los marchistas mexicanos tendrán que cambiar todos su planes rumbo a París 2024. FOTO: LUIS GARDUÑO

Cuando el reloj marca las 6:30 de la mañana, y el ambiente está dominado por la frescura perpetua que tiene el alba, el equipo de marchistas mexicanos del profesor Raúl González sale a la pista de tartán del COM, o toma las veredas de alguno de los parques colindantes. Los andarines escuchan atentos las indicaciones de su mentor y luego comienzan la marcha, el vaivén de los brazos, el paso apretado, producto de años de depurar la técnica.

TE RECOMENDAMOS: ¿Quién es Alegna González, la segunda mexicana en dar la marca para París 2024?

“En los días tranquilitos”, dice el entrenador, la cuenta de kilómetros recorridos no baja de los 30. Pero sus risas revelan que casi siempre son más.

En el equipo, hay por lo menos tres marchistas mexicanos que en un principio habían decidido apostarlo todo a la prueba de los 35 kilómetros, por encima de la de los 20. El profesor, que conoce como nadie los secretos de la caminata, les vio más cualidades en la resistencia que en la velocidad, y bajo esa premisa delineó la planeación rumbo a los Juegos Olímpicos de París 2024.

El más adelantado de todos es José Luis Doctor. El marchista de 26 años está ubicado en el décimo lugar del ranking mundial y su proyección lo coloca como uno de los mejores prospectos. Le acompañan Alejandra Ortega, seleccionada nacional en Río 2016, y el también olímpico José Leyver Ojeda, décimo quinto lugar en los 50 km de Tokio 2020.

LA DESAPARICIÓN DE LOS 50 KM DE JO AFECTA A LOS ATLETAS MEXICANOS

Los atletas entrenan con exigencia, por más que una noticia haya dinamitado sus planes. El pasado 8 de abril, la World Athletics informó que la prueba de los 35 km no será parte del programa olímpico. A los 20 km se le unirá un maratón de marcha que funcionará a modo de relevo mixto; es decir, los míticos 42.195 kilómetros recorridos entre dos marchistas mexicanos, un hombre y una mujer.

La noticia llega después de que la federación internacional anunciara la desaparición de los 50 km, una prueba que era parte del programa olímpico desde 1932, salvo en Montreal 1976, en uno de los recorridos más extenuantes en el deporte. En el mundo de la marcha, había la esperanza de que los 35 km sustituyeran la prueba para mantener los principios de la mayoría de las disciplinas: la resistencia y la velocidad.

LA DESAPARICIÓN DE LOS 50 KM AFECTA A MACHISTAS DE TODO EL MUNDO: RAÚL GOMZÁLEZ

El profesor Raúl González, ganador del oro en los 50 km y la plata en los 20 km de Los Ángeles 1984, reprobó enérgicamente la decisión.

“La verdad estamos enfadados, molestos. Primero porque se han venido tomando una serie de decisiones en torno a la prueba de los 50 kilómetros, y luego a la de 35. Todo esto afecta a más del 50 por ciento de los atletas que practican la marcha en el mundo. Las decisiones que han tomado, desde el punto de vista de los que hemos estado en esto muchos años, son sólo ocurrencias de gente que no sabe lo que significa la marcha”.

En realidad, ni la federación internacional ni el COI han ofrecido argumentos contundentes para respaldar la decisión. En tiempos en los que se busca resumir la vida en cuestión de minutos, a modo de historia que pasa frenéticamente por las redes sociales, hay quien dice que la transmisión de una prueba tan larga ya no es rentable para las audiencias actuales. Otros apuntan a que el hecho de que la prueba no tenga su similar en la rama femenil va contra la búsqueda de igualdad de género que ha procurado el COI en las últimas ediciones.

“Ahora, con estos cambios, nos da la impresión que lo que quieren es acabar con la marcha. Nos sentimos, la verdad, muy lastimados y ofendidos, da la impresión que son decisiones tomadas por ocurrencias de personas que no conocen la marcha en el mundo”, revira el profesor.

La decisión de la World Athletics supone un agravio para la caminata en México, país que ha alimentado su gloria a través de esta disciplina. En su historia, la marcha mexicana cuenta con 10 medallas olímpicas, con los oros de Daniel Bautista, en Montreal 1976, y los de Ernesto Canto y el propio Raúl González, en Los Ángeles 1984. Los 50 kilómetros, en el encanto de la extenuación, conforman una buena parte de esos recuerdos, con las épicas marchas de Carlos Mercenario y su plata en Barcelona 1992, y el bronce de Joel Sánchez, en Sídney 2000.

TE PUEDE INTERESAR: Carlos Sansores tiene claro el camino: calificar por ranking a los Juegos Olímpicos de París 2024

“QUIEREN HACER EL DEPORTE MÁS ESPECTACULAR, NO SOMOS PAYASOS”: ALEJANDRA ORTEGA

Apenas terminado el entrenamiento, los marchistas mexicanos escuchan a lo lejos las palabras de su entrenador, mientras relajan las piernas, engarrotadas por el esfuerzo. El sentimiento es generalizado.

“Es muy desmotivante, como atleta te estás preparando con un objetivo, que en este caso eran los 35 km, nosotros ya nos estábamos enfocando en esa prueba, y ahorita con esta respuesta de la World Athletics, se me hace una falta de respeto. Más que eso me da mucha tristeza el saber que se está haciendo a un lado el olimpismo, ahora lo quieren hacer más espectacular, como si fuéramos unos payasos, como si fuéramos un circo, y la verdad es que no, somos atletas que a nivel mundial nos preparamos para ser los mejores y llevar a nuestros país a lo más alto”, dice Alejandra Ortega.

JOSÉ LUIS DOCTOR VE SUS SUEÑOS TRUNCADOS

La progresión de José Luis Doctor apuntaba a pelear por el podio en París 2024. Ya en el Campeonato Mundial de Oregon, hace un año, el atleta demostró sus cualidades, antes de que una amonestación lo relegara a la parte media del pelotón.

“Es muy feo, que te trunquen tus sueños hacia las prioridades de las instituciones. El estar dentro de los primeros 10 y saber que puedes estar incluso peleando una medalla, a simplemente estar fuera de los Juegos Olímpicos. Estamos rankeados dentro de los mejores, el profe y yo habíamos hecho una buena preparación, se demostró el pasado 25 de marzo, en Dudince, donde hicimos récord nacional y nos estamos posicionando dentro de los mejores seis del mundo”.

José Leyver fue el último que pudo participar en la prueba de los 50 km, en el sofocante calor de Tokio. Para entonces, la prueba ya no era vista con buenos ojos por parte de la federación internacional y todo tenía tono de despedida.

“Es frustrante lo que está pasando con la marcha, porque primero dicen que quitan la prueba, que va a haber prueba de 35 km y ahora que va a ser por equipos. Esperemos que la World Athletics recapacite y por lo menos dejen la prueba de 35. Esperemos que vuelva la marcha, si no se puede la prueba de 50 kilómetros, por lo menos que sea la de 35”.

MARCHISTAS MEXICANOS TENDRÁN QUE BUSCAR LA MARCA EN LOS 20 KM

A marchas forzadas, los andarines deberán ajustar su planeación para buscar un lugar en los 20 kilómetros. Aunque la mayoría de ellos no desconocen la prueba, el tener que hacerlo a poco más de un año los deja en franca desventaja.

“La marcha no se hace de la noche a la mañana, ni de un año para otro, la marcha son años”, advierte Raúl González. “Están subestimando el valor de la marcha, estamos muy molestos con eso, nos perjudica enormemente. Ojalá reflexionen y regresen a lo que teníamos anteriormente”.

Tras participar en los Juegos Olímpicos de Río 2016 en los 20 km, Ortega había dado el paso definitivo a la prueba de los 35. La experimentada marchista perfilaba la última etapa de su preparación cuando llegó la noticia de la no inclusión de la prueba.

“Ya llevo una trayectoria bastante larga dentro de la marcha y con estos cambios te desmotiva a seguir luchando para alcanzar otro ciclo, se pierden las esperanzas, porque ya no hay esa prueba o las pruebas que estaban normalmente. Ya hubieran dejado todo el ciclo, que la prueba de 35 siguiera, y si querían hacer un cambio hubiera sido para Los Ángeles 2028, no ahorita a menos de un año, que nos cambian toda la estructura”.

PESE A TODO, EL SUEÑO DE LOS MARCHISTAS MEXICANOS CONTINÚA

Alrededor de las nueve de la mañana, los atletas se van a casa, a descansar. Por la tarde volverán y lo intentarán de nuevo, apretarán el paso, y además de resistir la acumulación de kilómetros, buscarán ir más rápido.

“El sueño no acaba, estando con el profe es motivador, él nunca te va a dejar caer, sino al contrario, siempre te va a estar animando, ahora la cosa es mantenerse como estamos y trabajar para obtener la marca para los 20 km”, dice Doctor, a modo de despedida.

Recibe vía WhatsApp todas nuestras noticias deportivas, manda la palabra ALTA en este enlace

Para ver como deshabilitar las notificaciones, da clic aquí