Con la tecnología de Google Traductor

8, marzo 2022 - 9:02

┃ Alland Jhonnathan

puebla

ALLAND JHONNATHAN

FOTO: CORTESÍA PUEBLA FC

Como mujer no vives del futbol”. La frase es una constante entre las féminas mexicanas que se han atrevido a probar el profesionalismo desde la fundación de la Liga MX Femenil a finales del 2016. Los raquíticos sueldos, en promedio entre los 3 mil a los 6 mil pesos al mes, obligan a aquellas con talento a desertar o a sopesar mejor el futuro como lo hicieron en su momento Denise Pérez y Alison Espino, ambas exfutbolistas del Puebla.

NO TE LO PIERDAS: 8 de marzo: María del Rosario Espinoza, la más ganadora en un “deporte de niños”

Las dos jugadoras formaron parte de aquel equipo primigenio de La Franja del Apertura 2018 que se quedó a cinco puntos de disputar la Liguilla cuando el circuito rosa aún se jugaba con dos grupos divididos por zonas geográficas. 

“(Extraño la liga) a veces mucho, a veces poco; aunque en realidad ha sido una grata experiencia como lo sería para toda jugadora, pero creo que hasta ahí”, apunta Denise enfundada en ropa deportiva, pues ha parado los entrenamientos en su escuela de futbol para charlar con El Sol de Puebla

Denise, una habilidosa mediocampista con estupendo toque y una visión de juego única, está curada de espanto respecto al circuito rosa, pues probó su talento al más alto nivel llegando a marcar hasta tres goles en apenas 363 minutos, casi cuatro partidos en una temporada de 18. Pero a pesar de dar resultados como elemento de recambio nunca entendió por qué no se le dieron más oportunidades, a sabiendas de que en el campo juega quien mejor esté o presuma de mejores condiciones. 

Aunque, esas estadísticas la llevaron a recibir la invitación de otros dos clubes con el fin de proseguir su carrera, incluida una paga de 15 mil pesos. Sin embargo, el dinero y el tiempo exigido para ser futbolista profesional resultaban aún insuficientes como para sacrificar el trabajo en casa y el proyecto de fundar una escuela de futbol, convertida hoy en realidad.

Es decir, ir o no era un todo o nada sin garantías, y como en el futbol, Denise escogió jugar con criterio pasando atrás; pero sin arriesgarse a perder el esférico.

“Si demuestras en la cancha y das resultados mereces más minutos. Eso era algo que no entendía, obviamente una comprende que hay mejores jugadoras, pero cuando trabajas todos los días mereces más oportunidades; aunque esto es parte del juego”, expresa sincera. 

“Luego hubo otras oportunidades, pero sobre todo el tema económico no me daba, más cuando se trataba de ir a afuera, aun cuando me ofrecían 15 mil pesos. Tenía que viajar y dejar todo atrás: trabajo, mi escuela y es ahí cuando te das cuenta de que del futbol no vives como mujer en este país”, apunta.

Pero a pesar de lo sucedido o de las condiciones no cambia la experiencia por nada, inclusive alienta a otras a buscarla porque entiende bien que aquello es necesario para desarrollarse de forma completa como ser humano. 

Ese consejo lo ha seguido al pie de la letra su excompañera de escuadra Alison Espino, una futbolista polifuncional capaz de jugar como lateral o delantera y quien hoy a sus 20 años sigue con el anhelo de volver al máximo nivel, pero presumiendo de una carrera, arquitectura.

Ella dejó en su momento al Puebla tras una temporada con poca fortuna, donde las lesiones fueron la constante y una vez llegado el momento de renovar el club le ofrecía estar a prueba, sin salario o sin garantías como con cualquier profesional se haría. La escuela era la única opción segura y al igual como Denise dio un paso atrás tan sólo para coger impulso, pues el presumir en su currículo de haber sido una jugadora profesional le otorgó una beca al 100 por ciento en una prestigiosa universidad del estado.

“Cuando estás en el futbol profesional las cosas cambian y las lesiones o el rendimiento son claves para ser considerada. Así que tras aquella temporada todo se volvió: seguir arriesgando o parar para estudiar”, comparte Alison del otro lado de la pantalla tras aceptar la comunicación con este diario vía Zoom.

“Es bastante cierto lo de los pagos, el tiempo. Pero si realmente estás haciendo lo que amas, entonces todos los sacrificios valen la pena”, añade llena de ilusión.

RECIBE EN TU CORREO LAS MEJORES NOTICIAS DEPORTIVAS, SUSCRÍBETE AQUÍ

 

Recibe vía WhatsApp todas nuestras noticias deportivas, manda la palabra ALTA en este enlace

?Escucha nuestro podcast?

Para ver como deshabilitar las notificaciones, da clic aquí