Con la tecnología de Google Traductor

Las reglas y los reglazos
titulo-foto

Eduardo Brizio

24, noviembre 2023 - 6:00

¿Ya ofrecieron una disculpa pública?

Vaya que resultó polémico el agónico triunfo del combinado: México, Argentina, Colombia (MAC) frente a la Selección de Honduras, en el partido de vuelta, celebrado en el Coloso de Santa Úrsula que culminó con el pase de los nuestros a la Copa América.

Los Catrachos culpan al silbante de su infortunio; sin embargo, durante el encuentro tuvieron tres clarísimas oportunidades de gol que erraron ignominiosamente ¡Esas, no las falló el árbitro!
Pero, como dijo “Jack el Destripador”: vamos por partes. El encargado de dirigir las acciones con la ocarina fue el salvadoreño Iván Barton. Colegiado mundialista de (supuestamente) vasta experiencia.

Pienso que los hondureños no perdieron por culpa del árbitro, que se la pasaron haciendo tiempo todo el partido y al final la pagaron; sin embargo, el colegiado, con toda la supuesta experiencia que tiene, bien pudo evitar el convertirse en la figura del partido.

Aunque la querella centroamericana obedece al (mal llamado) tiempo de compensación, el cual consideraron excesivo, en esta ocasión nos vamos a enfocar en los penales.

Se ejecutaron los fatídicos disparos desde los 11 metros para definir un ganador y en su turno el “Chino” Huerta lo falló (mejor dicho, le atajaron el tiro); sin embargo, el penal fue repetido; toda vez que, el Cancerbero se había adelantado.

Disparó otra vez el “Chino” y de nueva cuenta el arquero detuvo el fogonazo; pero, de igual manera se había adelantado, de modo que, fue amonestado y se repitió otra vez el penal, de forma apegada a la regla.

Cuando, por tercera ocasión cobró la pena máxima (el “Chino”) por fin anidó la esférica en el fondo de las redes, lo malo fue que el portero mexicano Malagón, no estaba fuera del área penal, como lo marca el reglamento; es decir, estaba “invadiendo” por lo que también se debía de haber repetido el tiro (y no ocurrió así) sobre todo si tomamos en cuenta lo exigente que andaba el “hombre de negro” al aplicar las reglas, sobre todo en cuanto a reponer el tiempo perdido se refiere.

En las transmisiones televisivas los narradores y analistas “enloquecieron” cuando le atajaron el segundo penal al “Chino” exigiendo que el arquero hondureño fuera expulsado, “porque ya había sido amonestado” durante los primeros 90 minutos y esa era la segunda y por lo tanto la roja, mostrando su ignorancia al desconocer que, para la tanda de penales, se borran las tarjetas amarillas.

Fue “de pena ajena” ¿No les dará vergüenza? … ¿Ya ofrecieron una disculpa pública?