Con la tecnología de Google Traductor

Las reglas y los reglazos
titulo-foto

Eduardo Brizio

30, enero 2024 - 6:00

Ya ni ellos mismos se entienden

He de confesarles, estimados lectores del Diario de los Deportistas, que yo era más feliz en el futbol cuando no existía el VAR. Y es que, echando a volar la sinceridad, a partir de la implementación de la tecnología se trata de “otro deporte” (muy similar al futbol).

Escapa a mi entendimiento el hecho de que se anule un gol y luego de siete minutos de revisión se dé por bueno; sin mencionar que, me resulta incomprensible que, en esos momentos, la gente estalle jubilosa al enterarse de que el tanto fue concedido.

Supuestamente el video arbitraje estaba diseñado para que nuestro querido deporte ganara en “justicia y credibilidad”; pero, en muchísimas ocasiones me queda la impresión de que es, al contrario.

Y es que, de a poco, se ha ido desvirtuando el uso del VAR, cuyo lema original era: “mínima intervención; máximo beneficio”; toda vez que, la participación tecnológica sería, no para “arbitrar los partidos”; sino, para revertir las decisiones clara y manifiestamente erróneas de los colegiados.

Sin embargo, la triste realidad es que se ha hecho mal uso y abuso de la “novedosa” herramienta. El dogma para decidir si una acción es de VAR debería de ser: ¿Está dudosa? Sí, entonces ¡No es de VAR!

Y es ahí en donde, desde mi óptica, se empieza a tergiversar su implementación. El otro día, casi me voy de espaldas al escuchar, en la pantalla chica, a un “experto analista” arbitral afirmar que: “Precisamente para eso estaba el VAR, para revisar la posibles faltas”. Y ¡No!

Ahora, se ha vuelto un galimatías la participación del VAR en la ejecución de los penales; tanto así que, en Bélgica, están a punto de repetir un partido (que se jugó en diciembre) debido a que la decisión que tomaron los silbantes, ayudados por la tecnología, no correspondía con la regla de juego ¡Hágame usted el favor!

En el caso de que se repita el encuentro, abriría una “caja de Pandora” balompédica y sentaría un grave precedente. Al ratito, todos los equipos del mundo que pierdan un partido por lo que consideren una decisión arbitral mal tomada en su contra, van a exigir su tequila y a pedir su canción.

Y qué me dicen del relajo que se traen en la Liga Mx con eso de los manotazos. En unas expulsan dizque porque el balón ya no estaba en juego, en otras amonestan, aunque exista disputa de la pelota y en jugadas “primas hermanas” se toman decisiones diferentes, dando la impresión de que … ya ni ellos mismos se entienden.