Con la tecnología de Google Traductor

Las reglas y los reglazos
titulo-foto

Eduardo Brizio

12, diciembre 2023 - 7:40

Se queda en la cancha

Todo está listo para que el próximo jueves se dispute la final de ida del balompié mexicano en el Volcán de la Sultana del Norte, entre Tigres y América; par que, el siguiente domingo en la cancha del Coloso de Santa Úrsula se conozca quién será el equipo que habrá de ceñirse la corona.

Así, hablando de finales, llegaron muy frescos a mi memoria recuerdos de la final del Invierno 1998 en donde se enfrentaron las Chivas Rayadas del Guadalajara y los Rayos del Necaxa.

El partido de ida se jugó en el Estadio Azteca y terminó empatado sin goles; mientras que, la vuelta se realizó en el Estadio Jalisco en donde el Rebaño Sagrado cayó con dos tantos en contra: el primero de Chava Cabrera y el segundo de Sergio Vázquez, para que fueran los necaxistas quienes levantaran la copa.

Y digo que llegaron muy frescos a mi memoria; en virtud de que, tuve la suerte de ser yo, en el partido de ida ante cien mil espectadores que abarrotaron las tribunas, quien portara la ocarina, en el centro de la cancha, dirigiendo las acciones.

Aunque no llegó el invitado, se trató de un parido muy intenso, con innumerables ocasiones de gol que no se concretaron y con algunas acciones polémicas de las que salimos bien librados.

Por ahí del minuto 30 se me acercó Luis García Postigo, centro delantero de los caprinos, para en tono de queja “acusar” al defensa central Eduardo Vilches, quien lo marcaba personalmente: “Oye Brizio, Vilches me está picando con un alfiler y ya me trae loco”.

Sí, leyeron ustedes bien, estimados lectores de El Diario de los Deportistas”, la queja iba en ese sentido, aunque usted no lo crea.

De inmediato intenté tomar cartas en el asunto, presuroso me le acerqué al defensor chileno y le dije: “Mi Caballero Rayo, dice Luis que le estas picando con un alfiler”, ante lo cual, levantó los brazos, con ese característico gesto que implica “yo no fui”, negando la denuncia de su adversario.

Una vez retirado del futbol cursé la Maestría de Negocios y Administración del Futbol en la Johan Cruyff University y resulta que mi tocayo Eduardo Vilches se convirtió, en el aula, en mi compañero de banca y en mi amigo.

En el segundo módulo casualmente asistió Luis García (fue el único módulo que él tomó) y por supuesto que salió al tema la anécdota que les acabo de relatar.

Seguramente ustedes sienten interés por saber qué fue lo que realmente pasó. Para saciar su curiosidad les diré que: “Lo que ocurre en la cancha … se queda en la cancha”.