Con la tecnología de Google Traductor

Las reglas y los reglazos
titulo-foto

Eduardo Brizio

21, mayo 2024 - 3:20

No son una receta de cocina

Infinidad de ocasiones, estimados lectores del Diario de los Deportistas, he compartido en este espacio mi opinión respecto a que los silbante son las estrellas del balompié mexicano. De la misma manera, he criticado a aquellos que, por haber visto futbol durante toda su vida se sienten expertos en reglas de juego sin siquiera haberlas leído (ya no digamos comprendido) en alguna ocasión.

La regla de juego ha sufrido más cambios en los últimos 10 años que en los cien anteriores, por lo que no es raro encontrarnos con que los “opinadores” se rasgan las vestiduras afirmando: “es que ya no sabemos cuándo una entrada es de tarjeta roja y cuándo no”. Pues, resulta difícil entenderlo si no lo has aprendido o alguien no te lo ha enseñado.

Por eso, en esta ocasión me gustaría referirme a las “consideraciones” que si bien es cierto no están plasmadas en las reglas, son las instrucciones que los profesores de FIFA les dan a los silbantes para unificar criterios en los cursos de actualización.

Así tenemos, por ejemplo, que para evaluar si una entrada es de tarjeta roja o no lo es: “el punto de contacto”, que se juzga en el VAR en cámara lenta para evaluarlo mejor y tiene cuatro variantes: 1) Abajo del tobillo 2) Arriba del tobillo 3) Contacto total (“Full contact”) y 4) Contacto parcial.

Otra de las “consideraciones” que va muy ligada con la anterior es: “la fuerza con la que se comete la falta”, que puede ser: 1) Baja 2) Moderada o 3) Alta.

Al combinar solamente estas dos consideraciones (hay más) encontramos muchas variantes. Puede ser, por ejemplo: con un punto de contacto pleno, arriba del tobillo; pero con una fuerza o intensidad baja. O que la fuerza sea alta; pero que, el punto de contacto hay sido parcial y abajo del tobillo.

Todo esto sin mencionar que también se debe de tomar en cuenta si el infractor jugó el balón (lo que es un atenuante) o no.

Si el contacto sobre el rival fue sobre un “pie plantado” o no. Si le dobló el tobillo, si puso en peligro la integridad física de su adversario, si asumió un riesgo innecesario al lanzarse con el cuerpo descontrolado, si existió contacto previo con el pasto (lo que le resta fuerza a la plancha), si hubo arrepentimiento (intentó sacar la pierna), quién invadió el espacio.

La aplicación de las reglas de juego constituye una apología del sentido común … no son una receta de cocina.