Con la tecnología de Google Traductor

Las reglas y los reglazos
titulo-foto

Eduardo Brizio

3, mayo 2024 - 6:00

La verán en la tele

Los que “saben de futbol” afirmaban que el América “era invencible”, que “la liga le quedaba chica”; así, al grito de “más rápido cae un hablador que un cojo” en unos cuantos días, los de Coapa sufrieron sendas derrotas: una, ante los Pumas en el torneo local y otra, la más dolorosa, en las semifinales de la Concachampions, frente al Pachuca, que ya los agarró de sus puerquitos.

Lo mismo ocurrió con los equipos norteños que, según esto, son muy poderosos; sin embargo, tanto los Tigres como los Rayados, se quedaron en el camino al morder el polvo, ambas escuadras, con el Columbus Crew en el torneo de CONCACAF, que también los agarró de sus puerquitos.

Y es que, la verdad sea dicha hay formas de perder y la manera en la que el Monterrey lo hizo, resultó ignominiosa. Los bailaron en el vecino país del norte y los llenaron de cuero en el mismísimo “Gigante de Acero”, a domicilio, en la Sultana del Norte, ante su público. Ni las manos (ya no digamos los pies) metieron.

Lo más vergonzante de todo esto fue la antideportiva actitud asumida por el argentino Maxi Meza quien de manera inexplicable intentó culpar a los colegiados del infortunio (por no decir falta de capacidad) de su equipo, reclamando de manera exacerbada al término del partido.

Fuera de sí, arremetió en contra de la cuarteta arbitral de silbantes ticos comandada por Juan Gabriel Calderón (de buen trabajo); tanto así, que incluso alcanzó a propinarle un empujón a uno de los asistentes de línea, ganándose de manera pueril la tarjeta roja.

Echando a volar la sinceridad, no sé qué reclamaba. En mi opinión, la victoria de nuestros vecinos del norte fue: clara, contundente e inobjetable.

Si tuviera un poquito de vergüenza, se hubiera ido directamente al vestidor a rumiar su coraje. Y si tuviera un poco más de calidad, hubiera ayudado de alguna manera a que su equipo ofreciera alguna resistencia ante su rival.

El tal Maxi es mundialista por argentina en Rusia 2018, uno de los futbolistas más caros de la Liga Mx; pero, yo no lo quisiera en mi equipo ni regalado. Muy intermitente como futbolista, sin marcar claras diferencias, sin echarse al equipo al hombro y lo peor, mal perdedor.

A pesar de que los sabiondos del balompié afirman que “el futbol mexicano todavía es superior; los gringos aún no nos alcanzan”, lo único cierto es que: Tigres, Rayados y América, la final … la verán en la tele.