Con la tecnología de Google Traductor

Como director opino ESTO. Salvador Aguilera

Itzel Ubiarco

29, enero 2015 - 10:38

29 enero 2015. Salvador Aguilera

CHIVAS no puede engañarse.
Su situación no es la misma que la de otros equipos que se dan el lujo de empezar flojos o con dudas.
En el Rebaño la misión es más grande: conseguir la salvación lo antes posible.
A partir de ahí queda claro que arrancar el torneo con incertidumbre es llevar el desenlace del descenso hasta las últimas jornadas y provocar un drama que se puede evitar con el simple hecho de conseguir buenos resultados a partir de este momento.
El asunto es muy sencillo.
Si este sábado, dentro de la fecha 4, los rojiblancos no retoman el paso ganador, la problemática podría agravarse, porque después vendrá una salida a Torreón en la fecha 5 y para la sexta fecha, cuando nos empecemos a acercar a la mitad de la competencia tendrá un duelo clave contra el Veracruz, que podría ser a matar o morir.
Chivas tiene urgencia.
Si bien ahorita está en zona de calificación, eso de nada sirve si frente a los Tiburones, los Leones Negros y los Camoteros, no logra despegarse de una vez por todas. De pronto siento que tras una derrota, un triunfo y un empate, en el Rebaño las cosas las han tomado muy a la ligera. Su calendario se viene complicadísimo. Pachuca irá con todo al Omnilife para seguir sumando; Santos parece que ya despertó, y no se diga el Veracruz. Con esos tres rivales, el Chepo tiene para preocuparse en serio. Ya dijo que duerme bien y ese es un buen síntoma, pero si después de los partidos que mencioné se quedan varios puntos en el camino, creo que el técnico del Guadalajara no podrá dormir tan bien como hasta ahora.
Para colmo, anoche, frente al modesto equipo de los Dorados de Sinaloa, el chiverío volvió a verse mal. No sólo perdió el partido, sino también la llave, y con eso bastó para que se fuera al fondo, como último de su grupo.
Es decir, en este arranque de torneo, el balance no es positivo, hay muchas cosas por hacer en el equipo y aunque sigo pensando que el Rebaño no va a descender, espero con ansia los siguientes partidos, porque serán determinantes para saber si los seguidores rojiblancos continúan confiando en los De la Torre o si también será necesario ir comprando una docena de veladoras para que la ayuda divina empiece a llegar.
No exagero.
Si Pachuca, Santos y Veracruz no se convierten en víctimas del Guadalajara, quiero ver qué pasa ante Cruz Azul, Toluca y Querétaro, sus otros rivales en la lista. Haber perdido con los Dorados de Sinaloa no es un buen augurio.
Está tan interesante el panorama que no dejo de preguntarme, ¿en qué momento se dará la salvación de los tapatíos? ¿Se definirá todo en la última fecha? ¿Habrá catástrofe rojiblanca?
Todo esto suena muy interesante. No olvidar que hay varios lesionados, que las bajas les han pegado fuerte al equipo y eso de alguna manera ha alterado los planes del Chepo.
Finalmente, y en otro tema, escuché las palabras de Gustavo Guzmán, directivo del Atlas. Estoy de acuerdo cuando dijo que al pensar en la Liga MX, lo que quiere ver es espectáculo, con relación a tantos extranjeros y naturalizados. Y si eso lo dice alguien que representa a una de las mejores canteras del balompié nacional, ya va siendo hora de entender el rumbo que ha tomado nuestro futbol.