Con la tecnología de Google Traductor

El Pollo de Tlalpán. Daniel Reyes

Itzel Ubiarco

20, enero 2015 - 11:35

20 enero 2015. Daniel Reyes

DOS, PATADA Y COZ
CULMINÓ la fatídica jornada dos, con más pena que gloria, igual que su hermanita gemela, la fatídica jornada uno; en ambas, se mantuvo la regularidad pues hubo más polémica que buen futbol.
Nadie habla de haber visto un buen partido; sí, en cambio, de las bajas pasiones que rodearon a la “dos, patada y coz”; voy con el hacha.

OJOS QUE NO VEN
Una vez más los sufridos nazarenos se encuentran en el ojo del huracán, los oídos les zumban de tantas mentadas; sus decisiones dejaron mucho qué desear, y más que repartir justicia, salpicaron injusticia; unos marcaron penaltis que no eran, otros no vieron los que sí existieron; incluso un “flamante” “refuerzo” de los Santos de Torreón, el “Pulpo” González, acusó a Fred Roldán (Arturo Ramos Palazuelos) y a Paúl Delgadillo como entes discriminatorios y gandallas, pues algo trae este par contra los sencillitos y carismáticos; dijo el molusco.

SIN APODOS
Felizmente para los azules de corazón, La Máquina volvió a ganar, con anotación de Junior, así aparece el nombre en la playera de José Carlos Toffolo Júnior; alguien replicó: “el que anotó fue Alemao”; sin embargo las dos cosas son correctas. Resulta que Alemao es el apodo de Toffolo; pero como Cruz Azul tiene prohibidísimo, por el influyente grupo de “Las adoradoras de la vela perpetua” utilizar apodos en las playeras, (¡ni lo mande el señor!) José Carlos se tuvo que conformar con “Junior”.
Deberían dejar de hacerse los muy estirados en La Noria y permitir (como lo hacen los equipos del primer mundo) que el jugador utilice el apelativo que quiera en su playera. Convendría poner más atención en cosas trascendentes, como las fuerzas básicas. Digo.

GOL DEL SIGLO
A propósito del tal Alemao; quien tuvo el gran chance de jugar debido a la infortunada lesión de Santa Cruz; aprovechó su ingreso y se puso vivo, acompañando una jugada por el centro para anotar. Si somos sinceros el gol tuvo una dificultad de 3.5 equivalente a que lo puede anotar cualquier persona que camine; sin embargo para el brasileño fue el gol del siglo, por lo que celebró con señas, saltos, besos y lágrimas; hasta parece que no está acostumbrado a marcar.
 
TIBURÓN A LA VISTA
Y en las aguas del Golfo de México el tiburón está que no cabe de felicidad pues ha demostrado en dos juegos, que va en serio; el Maestro Reinoso dijo que, o conseguía 7 puntos en sus primeros 3 juegos o se iba; y sólo le falta uno.

RECORDÓ REYNA
Sin duda de lo que más se habló fue de la interminable historia del rebaño celestial, que si los árbitros, que si su heroica campaña de “vamos contra todos”, que si son de a varo, que si hay que brindar por el gol de Marquito Fabián; pero nadie mencionó el gran mérito de Angelito Reyna a quien le regresó la memoria y recordó que sabe anotar.
Cierro con una obra titulada “agarrados”
 
Entre todo lo que pasa,
El ambiente tan sacudido,
Hoy ya lo exige la Raza,
¡Regalen un buen partido!
 
Y si no, quéjense a la FIFA
Twitter: @pollodetlalpan