Con la tecnología de Google Traductor

Desde tierras mundialistas. Alberto Lati

Itzel Ubiarco

13, noviembre 2014 - 10:00

13 noviembre 2014. Alberto Lati

UN nuevo inconveniente arrastrado por Río de Janeiro 2016, aunque no incidirá o perjudicará directamente sobre los próximos Olímpicos.
Sucede que para poder erigir el inmenso Complejo Olímpico de Barra de Tijuca -en el que se agrupan Villa Olímpica, alojamiento para periodistas, centros de televisión y prensa, así como instalaciones de bádminton, boxeo, gimnasia, deportes acuáticos y ciclismo- se tuvieron que conseguir numerosos terrenos aledaños a esa zona carioca. Entre ellos, el viejo autódromo Nelson Piquet, en el que se corriera durante diez temporadas el Gran Premio de Brasil de Fórmula 1, mudado tiempo después al actual circuito Interlagos en Sao Paulo.
La condición indispensable impuesta en aquel momento por las autoridades automovilísticas cariocas para otorgar el espacio, fue recibir un terreno de similar tamaño a fin de erigir su nuevo autódromo. Como el Comité Organizador de los Olímpicos tenía opción sobre amplias cantidades de metros cuadrados en el barrio de Deodoro, se determinó integrar al mismo el escenario para deporte motor.
En principio, iba a ser inaugurado desde 2011. No obstante, entre uno y otro problema todo se fue posponiendo hasta llegar a estas semanas finales de 2014, cuando de nueva cuenta está frenado el proyecto, ahora por dudarse de su viabilidad ecológica.
La asociación automovilística brasileña ha quedado en el limbo: ya no puede volver al viejo circuito de Jacarepaguá, en Barra de Tijuca, y tampoco puede avanzar en el que sería su sustituto, en Deodoro.
¿Qué pasará? Al día de hoy, nada está garantizado más que mayor cantidad de problemas.
Sería una pena que en su afán de incrementar la infraestructura deportiva de Río de Janeiro, los Olímpicos de 2016 eliminaran sin deberlo ni temerlo la única sede local competitiva para deporte motor.
Deodoro, por cierto, ha sido, junto con el campo de golf, el complejo más problemático de cuantos tiene Río 2016. Su proceso de construcción inició apenas unos meses atrás y llegó a plantearse sustituirlo con otro sitio de esta ciudad. Tratándose de un parque ubicado en zona militar, ahí serán sobre todo especialidades muy vinculadas al contexto marcial, como esgrima, ecuestres, tiro deportivo y pentatlón moderno.
El automovilismo no forma parte del programa olímpico, aunque es hoy uno de los damnificados de Río de Janeiro 2016.
Twitter/albertolati