Con la tecnología de Google Traductor

Olimpiónicos. Héctor Reyes

Itzel Ubiarco

13, agosto 2014 - 9:17

13 agosto 2014. Héctor Reyes

LOS segundos Juegos Olímpicos de la Juventud están próximos, una explosión de vivencias nuevas y con la anticipación de las futuras estrellas que conocen desde temprana edad lo que representa el movimiento deportivo, con un sello personal, ya que deben convivir a lo largo de la celebración y conocer las raíces de su filosofía e historia.

Por ese motivo nació la fiesta olímpica para atletas menores de 18 años con un sentido educativo, aunque finalmente los Comités Olímpicos Nacionales y Federaciones Internacionales han privilegiado la competencia, la agonística del juego por el cual los atletas se preparar y siembran la semilla de sus ilusiones.

La delegación mexicana integrada por 78 deportistas ya se encuentra en Nanjing, China para la ceremonia inaugural, la cual se espera sea espectacular, la magia de esa nación boyante como ocurrió en los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Beijing 2008. Inolvidables en el concepto y la forma de interpretarlo.

La participación de los niños de las escuelas de corte militar fue cosa única, en la disposición de las formas que desarrollaron en el centro del escenario, flores multicolores y lluvia de hojas en el otoño en una cascada que llegó hasta las tribunas.

Atrás del escenario esos niños, en perfecto orden, sentados en cuclillas esperaban las órdenes de sus preceptores: ágiles y flexibles para las artes marciales en el camino formativo anticipan los valores de la Patria, futuros ciudadanos o integrantes de las fuerzas castrenses del ejército más grande del mundo.

Son recuerdos vagos de la ceremonia paralímpica en el Estadio Olímpico que alberga grandes acontecimientos deportivos y museo de unos Juegos perfectos en el concepto que idearon para cada ocasión. En fausto de los olímpicos es una medida hasta ahora insuperable.

A la salida de los atletas mexicanos, los jóvenes se expresan con la madurez de un adulto, hablaron del trabajo realizado, de sus entrenadores y las marcas que los llevaron a la cita con toda naturalidad.

Las niñas destacaron su presencia. Pregunté si era un 70 por ciento de participación femenina por el 30 por ciento de varones. Me corrigieron, el 68 por ciento de mujeres en el equipo nacional, la misma tendencia reflejada a nivel de primera fuerza, en un equilibrio que ya también se nota en otros países como ocurrió en los Juegos Olímpicos de Londres 2012, con las poderosas delegaciones de Rusia y Estados Unidos.

Su madurez encanta y seguramente esa misma actitud se verá en los resultados con un pronóstico de superar lo realizado en Singapur hace cuatro años, es decir rebasar la marca de seis medallas conquistadas por los mexicanos, entre ellos el clavadista Iván García y la representante de taekwondo y la subcampeona mundial Briseida Acosta.

Comentarios: olimpionico6@hotmail.com
Twitter: @olimpionico10