Con la tecnología de Google Traductor

En la cancha. Fernando Schwartz

Itzel Ubiarco

1, noviembre 2014 - 10:03

1 noviembre 2014. Fernando Schwartz

“CAMBIO el Clásico por el Campeonato”, esto dijo Mohammed y tiene razón, pero en el orgullo de la afición y el jugador americanista ganar el Clásico complementa el papel de todo un torneo, porque la pasión que despierta, muchas veces, ni el rival que se tenga enfrente en la final lo llega a tener, o si no simplemente recordemos que América cuando fue campeón con Carrillo fue teniendo como adversario en la final a los aquel entonces Tecos de la Universidad Autónoma de Guadalajara. “No hay víctimas ni favoritos en un Clásico” asentó Chepo de la Torre, teniendo la razón porque los puntos, las posiciones en la tabla y la diferencia de campeonato se quedan guardadas en el vestidor cuando el balón rueda 90 minutos en la cancha.
Un Clásico en un mes de noviembre, donde un día antes de la celebración de los Muertos, las Águilas no querrán ser un escalón para que el odiado rival comience el camino a la Resurrección. Algunos torneos atrás el muerto era América que resucitó picado por un “Piojo” hasta llegar a ser campeón y protagonista, mientras que Chivas después de una larga búsqueda trae de regreso a Chepo en busca de la inyección salvadora para un Rebaño que ha perdido el rumbo. Dos equipos que en octubre tuvieron aniversario. América el 98 de su fundación, Chivas el de 12 años en que Jorge Vergara adquirió al Chiverío que en su mandato sólo ha podido coronarse una vez con Chepo en final frente al Toluca.

CAMBIO A LO LARGO DEL TIEMPO
América y Guadalajara tienen un encono que al paso de los años tuvo su controversia cuando jugadores fueron de allá para acá y de acá para allá rompiendo ese código no escrito de que quien juega en el América no lo hará en Guadalajara y viceversa, pero ese romanticismo en pleno nacimiento del odiado Draft pasó solamente a ser historia. Así vimos cómo Ramón Ramírez en América pasó y en Chivas fue ídolo. Luis García y Ricardo Peláez anotaron en ambos equipos, así como también lo hiciera Carlos Hermosillo. Una rivalidad que siempre despierta pasiones, orgullos y sobre todo el ánimo de que ganando este partido todo puede cambiar en el rumbo.
Esta temporada América de Mohammed es superlíder, pero con la consigna de que no puede dejar un tercer Clásico en el camino. América ya perdió frente a Pumas y Cruz Azul, un desaguisado frente al Guadalajara dejaría mal sabor de boca a pesar de estar en el umbral de la liguilla y la posibilidad de un nuevo título. Miguel Herrera dejó el America para ir a la selección. Esta misma que dejó apeado en el sueño mundialista a José Manuel para después de un año y días ponerle de vuelta en la actividad con el Rebaño Sagrado. Sea como sea, todo lo dicho aquí es como la palabrería tan privativa en el previo de un encuentro de esta magnitud, pasa a un lejano segundo término ya que en la cancha quienes deben responder son los 22 que estén en el terreno de juego, más un árbitro que colabore con el espectáculo, la fluidez y la prudencia del juego.

DOS CAMINOS DISTINTOS
América fue base de una selección que rescató el Mundial. Chivas antes seleccionable se ha quedado sin ese privilegio a pesar del talento que acumula y manda desde sus Fuerzas Básicas. América con sus estrellas que adquiere a base de invertir millones de dólares como fue la llegada de Oribe Peralta al Nido, con unas Chivas que ante su falta de productividad y apremio gastaron millones también para traer de regreso a Salcido, traer a Arce, recuperar a Omar Bravo, poner por Jair Pereyra como antes por Castro y Márquez Lugo, como De Nigris, siendo que no ha encontrado la fórmula de balance para terminar con esta cobija de errores que se ha ido alargando hasta casi quitarle la calidez de la Primera División, aunque quedan aún 9 puntos de este torneo, para Chivas 12 por el pendiente contra Monterrey y 51 del próximo torneo.
Una semana Clásica de Clásico. Ahora para que todo no fuera tan Clásico como en los últimos, que a excepción de alguno ha dado tela de donde cortar, que el Clásico responda a lo que la afición espera del mismo y que sea un Clásico que devuelva todo lo que su tradición le reclama.

PREGUNTA: ¿Clásico o un partido más?????

HASTA EL PROXIMO SILBATAZO
Comentarios fschwartz@oem.com.mx twitter @fersch_4

PD: Jimena desde aquí mi más sincero pésame y un fuerte abrazo por la pérdida de tu padre Don Jorge Saldaña. QEPD.