Con la tecnología de Google Traductor

17, mayo 2024 - 21:43

┃ Arturo Méndez

La afición de Chivas invadió por completo el sur de la CDMX / Foto: Ramón Romero

Chivas volvió a dejar en evidencia su poder de convocatoria en la ‘Capital Rojiblanca’. El Rebaño recibió un último aliento por parte de su afición antes de la definición de la semifinal ante América. Lo que hace unos meses fue un reclamo masivo por la goleada sufrida en la Concachampions a manos del eterno rival, este viernes fue una serenata de orgullo tapatío.

Te podría interesar: El fuerte mensaje que le mandó la afición de Chivas a Uriel Antuna (VIDEO)

Uno a uno fueron llegando los ChivaHermanos al Hotel San Jerónimo, al sur de la Ciudad de México, todos con un solo objetivo, demostrar su respaldo al equipo que los tiene ilusionados con llegar a otra final de Liga. Desde las 17:00 horas un fuerte operativo de seguridad fue desplegado en las inmediaciones del hotel, cerca de 100 efectivos cercaron el lugar para prevenir la llegada de la parcialidad chiva.

Con el correr del reloj fue aumentando la cantidad de playeras rojiblancas. Las banderas, las trompetas y los tambores no faltaron. Paulatinamente el contingente creció hasta llegar a unas 800 personas, quienes esperaron pacientemente para ver a sus ídolos.

“¡Sal Rebaño! ¡Sal Rebaño!”, exclamó la multitud. Desde las ventanas del edificio, algunos como Oscar Whaley y Alan Mozo se asomaron para saludar. Con celular en mano para retratar el momento, ambos agradecieron a la gente.

Luego de una hora entonando cánticos y porras, la desesperación trajo silbidos. Los más solicitados fueron Roberto Alvarado y Cade Cowell. Con fuerza la gente comenzó a exclamar sus sobrenombres: “¡Piojo! ¡Vaquero!”. Primero apareció Fernando Hierro en el interior del hotel. El director deportivo recibió el aplauso por su labor en el Verde Valle tiene sumamente contenta al público.

Unos minutos después salieron los protagonistas. Al frente Jesús Orozco y el ‘Chapo’ Sánchez, seguidos de Alan Mozo y Ricardo Marín. Cade Cowell y Antonio Briseño saludaron a la masa y en respuesta los cánticos se volvieron más fuertes. El ‘Pocho’ Guzmán disfrutó de la fiesta, el momento que atraviesa el equipo lo ameritó.

El ‘Guti’ fue de los primeros en agradecer el gesto. Con los brazos en alto y una sonrisa en el rostro, el camiseta 15 aplaudió a los presentes. Cowell no pudo evitar sorprenderse, el joven mexicoestadounidense sigue sin asimilar de lo que es capaz la afición del equipo al que llegó hace un par de meses, y con el cual tiene la posibilidad de pelear un campeonato.

Los grandes ausentes fueron Roberto Alvarado y Javier Hernández. Por las demandas de la gente, quedó entrevisto que ambos son los dos futbolistas en los que está depositada la confianza para llegar a la serie por el título número 13. Chivas vivió una fiesta, la gente ya puso su granito de arena, toca el turno del equipo en la cancha.