Con la tecnología de Google Traductor

15, abril 2024 - 6:00

┃ Elihu Llano

Los coach de vida ya son una práctica recurrente en futbolistas / Foto: Luis Garduño

Cuando el Chicharito Hernández dejó al Bayer Leverkusen y fichó por el West Ham en 2017, empezó a tener un cambio de personalidad influenciado por Diego Dreyfus, un actor que se denomina a sí mismo como “un ingeniero emocional”. Aunque tanto Javier como su ‘coach de vida’ dijeron ser “completamente felices”, el acudir a alguien sin una base de estudio puede resultar peligroso si no se toma con la responsabilidad que realmente implica.

TAL VEZ TE INTERESE: Chicharito Hernández y el “Tridente de miedo” que formará con Cade Cowell y el “Piojo” Alvarado

El Chicharito empezó a responderle a sus detractores en redes sociales, pues según su nueva mentalidad “es porque en realidad los haters se mueren de amor pero no saben decirlo”. El que un jugador acuda a un coach de vida en lugar de un profesional con una base de estudio no siempre es lo mejor, sobre todo por términos como la ética, el silencio y responsabilidad. El especialista en salud mental se rige bajo un código, el cual implica: “un enfoque más global”, asegura Claudia Rivas, psicóloga deportiva y encargada del área en el Club América.

Foto: Luis Garduño

Los coaches pueden ser beneficiosos en cierto aspecto. Pero, de acuerdo a sus palabras: “hay algunos que pueden ser irresponsables que no tienen la responsabilidad ética como nosotros. A veces el coach busca un poco la fama. Son un poco marketineros. Hay personas que pueden hacerlo muy eficaz pero como en todo, hay buenos médicos y malos médicos. La técnica es adecuada para ciertos jugadores y ciertos momentos. Si a él le sirvió qué bueno, pero creo hay personas que necesitan un enfoque más global”.

La simpatía es una característica de los coaches, al grado en el que “les llegan a caer bien hasta a sus enemigos”. Su técnica puede ser positiva, siempre y cuando “sean responsables y su intervención sea dentro de cierta limitante”. Esto último se refiere a una regulación de mensajes para que su intención pueda ser fructífera en el futuro, algo que ha sido muy cuestionado en el caso del Chicharito y Diego Dreyfus.

Profesionales como Claudia Rivas aseguran que la diferencia entre los coaches y los psicólogos deportivos recae en la cédula profesional para poder ejercer, así como la responsabilidad con el silencio y la ética: “Los coaches no manejan a veces tanto un código ético. El coaching es una técnica -no ciencia- que parte de la psicología del deporte. Pero esto está tan de moda que no hay una regulación. El problema es que no siempre tienen la capacidad de aterrizar su mensaje para que sirva en un futuro”.

Alexis Vega y las promesas que nunca despegan en Liga MX; un factor común que debe atenderse en casa

Alexis Vega es uno de los casos parecidos a los de Marco Fabián, Ángel Reyna y Giovani Dos Santos. Pese a tener proyección para el futbol de Europa, terminó por ser separado de Chivas debido a recurrentes indisciplinas (el dúo tamarindo y la fiesta en Toluca). En general, desviarse por tentaciones como el dinero y la fama son comunes en futbolistas jóvenes. Pero es un problema que suele tener su raíz desde casa.

“Mucho parte desde la formación en casa: los valores que nos inculcaron. Es decir, que al llegar a casa me mantengan con los pies en la tierra. Después la formación de las fuerzas básicas o escuelas de futbol donde hay que entender que sí hay un orden de los factores. Entre más chicos más énfasis en lo lúdico y la formación“, aseguró.

Foto: Luis Garduño

Cuando un jugador se vuelve conocido, empiezan a rodearse de gente que solamente está en busca de sacar algo de ellos. Uno de los casos fue Eduardo López, canterano de Chivas que en su momento llegó a ser considerado “un jugador con condiciones de Lionel Messi”, pero que nunca rindió lo que se esperaba de él.

“Alrededor de ellos hay un hambre de “contágiame tu fama” y el jugador debe estar estructurado como el actor. Esta exposición pública es peligrosa si no le damos un entorno y seguimiento adecuado para que puedan entender costos beneficio y riesgos inclusive de las redes sociales. De qué cosas publico y no publico por el alcance que tienen“, asegura.

Foto: Luis Garduño

En el apogeo de la pandemia del covid, Alexis Vega y Uriel Antuna publicaron historias en Instagram en una fiesta. De ahí nació el apodo de “dúo tamarindo”, que en Guadalajara dejó registro de 12 goles, 19 asistencias y cero títulos en tres torneos.

¡Ya tenemos canal de WhatsApp! Síguenos, activa la campanita y recibe las noticias deportivas