Con la tecnología de Google Traductor

11, febrero 2024 - 23:39

┃ Jorge Briones/ ENVIADO

En el vestidor de los 49ers habia pura tristeza. FOTOS: JORGE BRIONES

Las Vegas, Nevada.- El silencio, las caras largas y la decepción se apoderaron del vestidor de los 49ers de San Francisco. La derrota en un Super Bowl deja secuelas. Una hora después de perder el juego por el título, el vestidor del representante de la Conferencia Nacional se transformó en un cementerio.

Ni un ruido se escuchó en el locker room de San Francisco. La suela de los zapatos de los representantes de los medios de comunicación hacían eco, mientras Christian McCaffrey, George Kittle y Deebo Samuel ni siquiera eran capaces de verse a la cara tras haber perdido el Super Bowl con los 49ers.

Pasaban los minutos y todo seguía igual en el vestidor. Otros jugadores optaban por agarrarse la cabeza y perder la mirada en contra de la pared.

“Lo intentamos”, se limitó a decir Chase Youn mientras se ponía los audífonos y salía del lugar.

George Kittle también lució devastado. Su segundo viaje al Super Bowl y su segunda derrota. McCaffrey fue el último en salir del vestidor. Lo hizo sin fuerzas, sin nada en el tanque. Tal fue el desgaste físico del #23, que tuvo que pedir ayuda de un carro de golf para que lo trasladara al autobús.

LEJANO A LOS 49ERS, PARA CHIEFS TODO FUE FIESTA AL GANAR EL SUPER BOWL

Si por un lada todo era tristeza, por el otro, a escasos metros, se presentó el inicio de una fiesta que durará días entre los bicampeones de la NFL.

Música a todo volumen, bromas y muchas sonrisas. Los jugadores, entrenadores y staff del equipo disfrutaron su momento.

La celebración de los Chiefs tuvo un nombre propio. Isiah Pacheco, el corrredor titular, aprovechó para posar con el trofeo de la WWE, mientras presumía con orgullo la bandera de Puerto Rico.

Los jugadores disfrutaban de un puro que les repartieron y vino, en el inicio de las celebraciones que apuntan a ser duraderas.

El Vince Lombardi se paseó en las manos de todos los jugadores de los Chiefs. Todos lo abrazaron, besaron y apreciaron, sin entrar en conciencia de lo que significó el cuarto título en la historia de la franquicia.

¡Ya tenemos canal de WhatsApp! Síguenos, activa la campanita y recibe las noticias deportivas

Este fue parte del contraste que se vivió en los minutos posteriores a la coronación de los Chiefs en el Allegiant Stadium. La cara larga del perdedor, y la felicidad de un grupo que se ha acostumbrado a los festejos.

Para ver como deshabilitar las notificaciones, da clic aquí