Con la tecnología de Google Traductor

24, enero 2024 - 12:00

┃ José Ángel Rueda

Chicharito logró triunfar en Europa / Arte: Abril Hernández

Cuando Javier Chicharito Hernández, canterano de Chivas dijo que había que imaginarse cosas chingonas, el mundo entero se volcó en su contra. Sus palabras parecían ajenas a la realidad, lo cierto es que él hablaba desde su experiencia. ¿Qué límites puede tener un futbolista que triunfó con el Manchester United y el Real Madrid?
La carrera del llamado Chicharito está repleta de esos momentos “chingones”. Futbolista de sangre, por su abuelo y por su padre, el mexicano cumplió el sueño de todo niño de debutar con el equipo de su vida y después dar el salto al futbol europeo.

TAL VEZ TE INTERESE: Chicharito regresa a Chivas: ¿Cuándo podría debutar con la Rojiblanca?

Aunque no le fue sencillo llegar al primer equipo de Guadalajara, al delantero le bastó enracharse para convertirse en un indispensable de aquel equipo del Apertura 2009, dirigido por Paco Ramírez. El atacante había debutado tres años antes con un golazo ante Necaxa, pero el brillo del primer instante se apagó pronto y Chicharito estuvo a punto del retiro debido a la falta de oportunidades, hasta que llegaron los goles.

La imagen de Javier Hernández corriendo eufórico con los brazos extendidos y los ojos bien abiertos se hizo recurrente para los aficionados del Guadalajara, siempre a la espera de un canterano que llegue a cambiar la historia. Como un ídolo naciente, Chicharito logró marcar 21 goles en dos torneos antes de que la noticia de su fichaje por el Manchester United lo dinamitara todo. Eran otros tiempos, al menos en el Guadalajara, impulsado por las ideas revolucionarias de Jorge Vergara, que decidió exportar a su mejor futbolista, aún con el riesgo de no encontrar nunca otro igual.
La imagen del atacante en uno de los palcos de Old Trafford parecía salida de una película, pero era real. Los aficionados ingleses leían con curiosidad el nombre de “Chicharito” en la playera endiablada, a la espera de que alguien les dijera cómo pronunciarlo. No iban a tardar mucho en averiguarlo.
Aunque Javier Hernández parecía tener pocas posibilidades de sumar minutos en un equipo con figuras de la talla de Wayne Rooney, Michael Owen y Dimitar Berbatov. El delantero mexicano vio en la acumulación de estrellas una posibilidad de convertirse en una de ellas.

Lejos de las vistosas cualidades de sus compañeros, Chicharito tenía la virtud de la ubicación, como si tuviera un radar permanentemente encendido que le permitía colocarse en posición de remate. Sir Alex Ferguson, para entonces ya convertido en un viejo lobo de mar, lo advirtió de inmediato y comenzó a darle minutos. A los que Javier respondió con el lenguaje de los delanteros; es decir, con goles.
Más allá de la acumulación de festejos, Chicharito se hizo célebre en las tribunas del mítico Old Trafford por sus formas. El delantero mexicano demostró que podía meter goles con la cara o con la nuca, y a veces con los piés. Su tino para ponerse de cara al marco, o de espaldas, según la necesidad, le permitía aventurarse y probar nuevas formas. Lo estrambótico de algunos de sus goles, sin embargo, no impedían los de antología, alguna que otra gambeta dentro del área, o un tiro lejano.
Con el Manchester United, Chicharito llegó a ser titular en una final de Champions League. Ganó Premiers y Copas y dejó el recuerdo imborrable de lo impredecible.El milagro de no esperar nada y tenerlo todo. Aunque fugaz, con el Real Madrid también tuvo sus momentos de gloria, una vez más contra todo pronóstico, cuando todo parecía perdido.
La aventura por Europa de Javier Hernández se extendió por Alemania, en un prolífico paso por el Bayer Leverkusen, después volvió a Inglaterra. Con el West Ham, regresó España, al Sevilla, para luego ir a los Estados Unidos, con el Galaxy. Ahora Chicharito volverá a las Chivas, donde buscará estar a la altura del recuerdo.
Javier Hernández no solo se consolidó como uno de los mejores mexicanos en el futbol europeo. Al poner su nombre junto al de leyendas como Hugo Sánchez y Rafael Marquez. Sino también logró dejar su huella en la Selección Nacional, al superar a Jared Borgetti como máximo goleador en la historia, con 52 tantos.

El delantero cerró su cuenta de manera abrupta en el 2019. Cuando la tormenta que caía afuera de la cancha comenzó a afectar su carrera y por algo que no se sabe fue vetado del Tricolor. También ha sido cuestionado por lo que dice, o por su extrovertida personalidad, como si imaginar cosas chingonas fuera un pecado.

¡Ya tenemos canal de WhatsApp! Síguenos, activa la campanita y recibe las noticias deportivas