Con la tecnología de Google Traductor

7, diciembre 2023 - 22:27

┃ José Ángel Rueda

Los Patriots le han ganado a los Jets, Bills y Steelers en la presente temporada Foto_Reuters

Quizá motivados por el escenario, o tal vez por el rival, aquel con el que protagonizaron grandes batallas en los tiempos de bonanza, los Patriots renacieron de sus cenizas ante los Steelers. Sin importar el récord ni que esté eliminado de cualquier contienda, Nueva Inglaterra se impuso 21-18 a Pittsburgh, que complicó su panorama rumbo a la postemporada, al ponerse con marca de 7-6.

Te podría interesar: Dak Prescott, Brock Purdy, Patrick Mahomes y los candidatos a MVP de la NFL

En un arranque sorprendente, los Patriots dejaron atrás la poca explosividad a la ofensiva mostrada las últimas semanas. Comandados por Bailey Zappe, Nueva Inglaterra logró mover el ovoide desde el primer cuarto con un ataque que salió como no se le había visto en bastante tiempo. Muy pronto, el mariscal de campo encontró en Smith-Schuster y en su ala cerrada Hunter Henry a sus mejores aliados. Por tierra, Ezekiel Elliott demostró tener gasolina guardada al firmar su mejor partido de la campaña, con una suma total de 126 yardas.

Los Patriots lograron capitalizar el dominio con puntos al ingresar a la zona prometida en tres ocasiones durante la primera mitad. Ezekiel Elliott abrió el marcador con una recepción de 11 yardas, mientras que Henry anotó en un par de ocasiones, como un arma letal en la zona roja.

LOS STEELERS QUEDARON ANULADO POR LOS PATRIOTS

La gran primera mitad de Nueva Inglaterra contrastó con lo inoperante de la ofensiva de Pittsburgh. Con Mitch Trubisky en los controles, los Acereros se vieron poco precisos y siempre al borde de un error que lo complicara todo. El quarterback fue interceptado en una ocasión, pero cerca estuvo de una segunda, ante el constante abucheo de la grada. Los Steelers solo pudieron despertar en la recta final del segundo cuarto, con un buen pase del quarterback a Deontae Johnson. El touchdown, de alguna forma, encendió una llama.

Acostumbrados a remar a contracorriente, los Acereros mejoraron en la segunda mitad y los abucheos cambiaron por las toallas amarillas agitadas al viento. Los Steelers llegaron a estar abajo por 18 unidades, sin embargo, jugadas grandes de su defensiva y los equipos especiales les permitieron recortar la desventaja a solo tres puntos, con un touchdown por tierra del propio Trubisky.

A tan solo un gol de campo, los Steelers fueron incapaces de conseguirlo. Los detalles, que siempre cuentan, recuerdan una decisión de Tomlin de jugársela en cuarta en la zona roja, sin conseguir la anotación, tres puntos que parecían seguros y que al final fueron la diferencia.

¡Ya tenemos canal de WhatsApp! Síguenos, activa la campanita y recibe las noticias deportivas

Para ver como deshabilitar las notificaciones, da clic aquí