Con la tecnología de Google Traductor

29, noviembre 2023 - 6:01

┃ Héctor Alfonso Morales

Cuauhtémoc Blanco quiere ser DT del América. FOTO: LUIS GARDUÑO

El terreno de juego, la cancha con el balón en juego parece ser el lugar que siempre reclama a Cuauhtémoc Blanco. ¿Es recíproco? Sí, el ídolo de Tlatilco quiere volver al futbol, inmediatamente después de terminar su carrera política.

TE GUSTARÍA: “Todos fuimos a Acapulco un día”: Cuauhtémoc Blanco invita a asistir al juego de leyendas

“Yo siempre se los he dicho, que algún día me encantaría dirigir al América, algún día a la Selección, pero como siempre lo he dicho, hay que ir paso a paso”, manifiesta Blanco en un afán de señalar a la afición que el balompié siempre será su amor eterno.

Pero la edad no ha pasado en vano y, si bien, el Temo juega con las leyendas americanistas partiditos amistosos, la nueva versión del Cuau, en el deporte más popular del país, será en los banquillos, como anticipa el propio ex futbolista.

Y para lograrlo, el hoy gobernador de Morelos y antes alcalde de Cuernavaca tiene un plan certero.
“Lo he dicho muchas veces que en cuanto termine aquí (la gestión como mandatario local), me voy a ir a Europa un mes, para ver entrenamientos, prepararme y después regresar”, indica el legendario ex americanista.

Hasta el momento, no está claro lo que sigue para Blanco. Se habla de que buscaría un cargo público y de elección popular en la Ciudad de México, aunque no ha habido mayores pronunciamientos al respecto. En algún tiempo se habló de que buscaría la presidencia de la República, ni más ni menos, aunque esa última opción se ha diluido. Claudia Sheinbaum le ganó en esa carrera, por lo menos en el Movimiento de Regeneración Nacional.

CUAUHTÉMOC Y SU DEUDA SALDADA EN 2005

Cuauhtémoc Blanco, en el 2005, tenía una deuda por saldar. Por cosas del destino, no había podido ser campeón con el América…hasta ese año.

Lo hizo con un equipo de ensueño, con un arsenal ofensivo que estaba compuesto por Kleber Boas, Claudio López, Aarón Padilla y el propio Temo. Por si fuera poco, el gran lanzador de esa escuadra era Pável Pardo y en la portería un joven Guillermo Ochoa comenzaba a deslumbrar.

América entró a la Liguilla por el título como tercer lugar con 30 puntos, sólo por debajo de Monarcas Morelia y Cruz Azul. Tras eliminar a Santos en cuartos de final y al mismo equipo cementero en semifinales, las Águilas enfrentaron a Tecos en la gran final. Luego de un 1-1 en la ida, la fiesta azulcrema se realizó en el Estadio Azteca. En un día apoteósico, los americanistas golearon 6-3 al equipo de la Autónoma de Guadalajara. Cuauhtémoc Blanco fue el más sonriente de aquel título. Por fin, había cumplido con la gran encomienda que tuvo en su carrera: coronarse con la escuadra de sus amores.

Siempre estuve buscando el campeonato pero no se daba, no se daba, y yo siempre me iba mal de los estadios pero cuando volví de Veracruz al América, me entendí muy bien con todos y por suerte se nos pudo dar. Todos teníamos el mismo objetivo, había una gran unión”, relató el Temo, luego de aquella anhelada conquista.

¡Ya tenemos canal de WhatsApp! Síguenos, activa la campanita y recibe las noticias deportivas

Para ver como deshabilitar las notificaciones, da clic aquí