Con la tecnología de Google Traductor

27, noviembre 2023 - 15:04

┃ Jesse Villalpando

El Perro Romero sufrió una dura lesión / Foto: Francisco Meza

León, Guanajuato.- Los esmeraldas están en serios problemas ya que aunado a la baja de Fidel Ambriz por suspensión, es casi un hecho que Lucas Romero se perderá los cuartos de final ante el América, esto si se aplica a carta cabal lo que indica el protocolo de conmociones de la Liga MX.

Tal vez te interese: Nicolás Larcamón manda ‘indirecta’ al América: “haremos un cierre de año espectacular”

De acuerdo al articulo nueve en el protocolo para regreso a entrenamientos y partidos de cualquier competencia o amistoso, nacional o internacional. Se dicta que “el retorno del jugador que haya sufrido una conmoción cerebral solo ocurrirá transcurrido al menos siete días. Y una vez que el jugador esté libre de síntomas relacionados a la conmoción cerebral”.

Por lo anterior, el contención argentino no podrá ser tomado en cuenta para el partido de ida que se jugará el miércoles. Tampoco debería ser habilitado para la vuelta del fin de semana, ya que apenas estaría cumpliendo un periodo de seis días de recuperación y evaluación.

El Perro Romero, jugador de León, tuvo síntomas de conmoción

Cabe señalar que, tras ser impactado en el rostro por el pie del atacante santista Harold Preciado, de manera accidental, “El Perro” presentó cuatro de los seis síntomas de conmoción, igualmente marcados en el protocolo.

Inmovilidad o perdida del conocimiento que es cuando el jugador no se mueve, no reacciona de manera intencionada o no responde adecuadamente al momento del partido en concreto; rigidez involuntaria de las extremidades, cuando hay una contracción sostenida involuntaria de una o más extremidades, normalmente las superiores, de modo que la extremidad se mantiene rígida a pesar de la influencia de la gravedad o la posición; no hay acción de protección, cuando el jugador cae a la superficie del terreno de juego de forma desprotegida sin estirar manos o brazos para amortiguar la caída y mirada perdida o en blanco, que se relaciona cuando el futbolista no muestra expresión facial o emoción aparente en respuesta al entorno. El síntoma que desde un inicio se descartó fue el de convulsión.

Romero salió por su propio pie del Estadio Nou Camp acompañado por el jefe de los servicios médicos de la institución verdiblanca, Valentín Villa. Confirmó que el mediocampista sería monitoreado en casa en un periodo de cada cuatro horas para descartar daños o secuelas.

¡Ya tenemos canal de WhatsApp! Síguenos, activa la campanita y recibe las noticias deportivas

Así que sin Ambriz y muy probablemente sin Lucas Romero, al León solo le queda un escudo natural como lo es “El Jefecito” Rodríguez. Luego Nicolás Larcamón podría habilitar por esa zona a un Borja Sánchez o al “Patrón” Omar Fernández.

Para ver como deshabilitar las notificaciones, da clic aquí