Con la tecnología de Google Traductor

20, noviembre 2023 - 12:17

┃ Elihu Llano

Sting fue un personaje de alusión a The Crow / Foto: Cortesía WWE

Tras haberle puesto fin a su paso por la Universal Wrestling Federation (promoción amateur de lucha libre), Sting firmó con la NWA en 1987 y, cuando retó a Ric Flair a un combate por el campeonato mundial, su relevancia en la industria aumentó. Sin embargo, la popularidad con los fans no era la necesaria como para considerarlo la ‘cara de la empresa’. Fue entonces que la construcción de ‘The Crow’ comenzó.

TAL VEZ TE INTERESE: NXT UK, el territorio de desarrollo de WWE que acaparó el mercado continental

Desde su debut en las promotoras de Jim Crockett en los años 80 hasta finales de los 90, Sting se caracterizó por tener un personaje patriótico que pintaba su cara con los colores de la bandera de Estados Unidos. Sus mayores rivales en la época fueron el mencionado Nature Boy y The American Dream Dusty Rhodes, pero a mediados de la última década del Siglo XX, el gimmick se estancó y perdió relevancia con los fans.

Sting, en conjunto con los directores creativos, decidieron crear el personaje de ‘The Crow’, el cual hace alusión a la película homónima protagonizada por Brandon Lee. Esta cinta cuenta la historia de  Shelly Webster y Eric Draven, una pareja asesinada por un grupo de delincuentes el día anterior a su boda. Un año después de los hechos ocurridos, un cuervo se para en la tumba de Eric, quien se levanta en busca de venganza.

La historia del filme fue parecido a la que se presentaba en Monday Nitro; Sting fue traicionado por sus amigos al creer que le había dado la espalda a WCW, aunque en realidad, un impostor se hizo pasar por él (Chris Harris) en favor de la nWo, el equipo de villanos que dominaba el Roster.

El luchador decidió abandonar la compañía y durante más de 18 meses, únicamente hizo apariciones esporádicas, vestido de negro y con el rostro pintado de blanco, junto con los labios y ojos negros como la versión de The Crow. No obstante, no bajaba al ring, solamente observaba lo que sucedía desde las gradas sin hacer gestos faciales.

Sting llevaba consigo un cuervo que cargaba en su brazo izquierdo. En algunas ocasiones, bajaba con una cuerda hasta el ring para confrontar a Hulk Hogan y la nWo, en venganza por hacerle creer al público que les había dado la espalda.

Cuando el corazón de un hombre está tan lleno de engaño que se quema, muere, y una oscura sombra cae sobre su alma. De las cenizas de quien una vez fue un gran hombre se eleva una maldición. Un mal que debe ser vengado. Miramos al cielo en busca de un vindicador. Alguien que aterrorice los oscuros corazones de los hombres que lo crearon. La batalla entre el bien y el mal ha comenzado. Contra un ejército de sombras llega un guerrero oscuro, El “Prevalecedor del Bien” Con la voz del silencio, y la misión de justicia. Él es Sting”.

Durante año y medio, WCW desarrolló el feudo entre el líder del equipo, Hulk Hogan, con Sting. El personaje del último mencionado era algo parecido a lo que era The Undertaker en WWE. Es decir, un luchador con poderes sobrenaturales que renació de las cenizas; cada uno con diferente estilo.

The Icon volvió a luchar hasta Starcade de 1997 ante Hulk por el campeonato mundial de la empresa -no lo hacía desde mediados de 1996- y lo derrotó para proclamarse el nuevo monarca y el artífice de la caída del ‘Nuevo Orden Mundial’.

Sin embargo, las malas decisiones creativas en el resto de la cartelera provocaron que la empresa bajara el rating y ventas, al punto de llegar a la bancarrota. Vince McMahon compró la empresa y la fusionó con WWE, aunque sólo requirió de las superestrellas estelares. El resto fueron despedidos.

Sting tuvo el ofrecimiento de firmar con Connecticut, pero lo rechazó por temor a que enterraran su personaje como el de Booker T (es decir, que lo hicieran perder combates hasta acabar con la credibilidad). Por consiguiente, se mantuvo en la escena independiente hasta la fundación de TNA, donde permaneció más de una década.

El debut de Sting en WWE llegó hasta Survivor Series de 2014 para atacar a Triple H. Pero los fanáticos lo que querían ver era el combate de ensueño entre The Icon y The Undertaker. Lamentablemente, esto nunca pasó.

Luego de año y medio en WWE, Sting salió de la empresa por una lesión en su cuello y pensó en el retiro. Hasta que en 2020 firmó con AEW y se mantiene activo con 64 años.

Hace poco más de un mes, Sting anunció que se retirará definitivamente en 2024. Siendo uno de los pocos luchadores que estuvo presente en cuatro décadas diferentes.

¡Ya tenemos canal de WhatsApp! Síguenos, activa la campanita y recibe las noticias deportivas