Con la tecnología de Google Traductor

19, noviembre 2023 - 6:00

┃ Guillermo Abogado González

José Román Ruiz buscará medalla en Santiago 2023. FOTO: CONADE

A sus 21 años José Román Ruiz se debatió entre la vida y la muerte. Su existencia cambió de manera drástica. Hasta en siete ocasiones fue intervenido quirúrgicamente de la cabeza debido a que se le encontró un tumor del tamaño de un huevo. Sobrevivió, pero las consecuencias parecían irreversibles, todo hizo indicar que tendría que seguir con su vida postrado en una cama, sin embargo, jamás se dio por vencido y ahora aspira a convertirse en el mejor lanzador de bala del mundo.

TE RECOMENDAMOS: Juegos Parapanamericanos: México sumó sus primeros oros en Santiago 2023

Con más de un lustro enfocado en su rehabilitación, el regiomontano insistió en que tenía que sacar provecho de su situación al más alto nivel dentro del deporte adaptado.

En una sincera plática con el diario ESTO, Ruiz Castro, quien portó la bandera de México en la Ceremonia de Inauguración de los Juegos Parapanamericanos Santiago 2023 junto a Fernanda Vargas, de parataekwondo, recordó aquel momento que le hizo cambiar su cotidiana vida una vez que empezó a sentir mareos de la nada.

“Mi historia en el deporte paralímpico es particular, no fue de nacimiento fue discapacidad adquirida con 21 años cursando la Universidad. Tuve un tumor, estaba cursando sexto semestre en la Universidad. Estaba estudiando Ingeniería Mecatrónica en Monterrey y fue cuando empecé a sentir síntomas de pérdida de equilibrio, mareo, fui con un neurólogo. Me hizo un estudio y ahí salió que tenía un tumor del tamaño de un huevo. En la actualidad todavía sigue incrustado en mi cabeza, pero he aprendido a sobrevivir con ello”.

“No me gusta decir la palabra, pero tengo una discapacidad que aprendí a vivir con ella y creo que le he sacado creces. Toda la sociedad tenemos que saber eso. Saber que hay cosas que no se pueden cambiar en la vida y lo que está en las manos es adaptarnos y seguir adelante siendo un ejemplo para la sociedad”, declaró el para-atleta de impulso de bala, categoría F36.

Explicó: “Cuando llega mi operación de cabeza tuve un daño irreversible. Tuve un daño cerebral, tuve daño en mis sistema nervioso y muscular se quedaron atrofiados. Los doctores me dijeron que no iba a tener una vida como antes. Que no sería independiente, que no iba a regresar a la Universidad, que no iba hacer deporte, brincar, saltar, prácticamente me desahuciaron”.

JOSÉ ROMÁN RUIZ SE SINTIÓ BENDECIDO

Pese a esa adversidad, el lanzador jamás se dio por derrotado. Como fiel creyente, de la mano de Dios, de su familia y seres queridos, siempre encontró el impulso para salir adelante. “Recuerdo que esa vez que cruce la puerta y le dije a mi mamá no puede ser posible que el doctor haya tenido un mal día, que se haya levantado de malas y que se desquite conmigo”.

“Fue entonces que yo decidí ser el mejor del mundo, ser un mejor Román, que superando esa operación dije ‘el Román va a ser una versión mejorada’, le eché muchas ganas a mi rehabilitación por siete u ocho años, tuve siete operaciones en la cabeza, me dijeron los doctores que posiblemente me quedaba en el quirófano si no seguía las reglas que ellos me ponían. Lo superé” y fue así como se dio su llegada al deporte adaptado tras realizar diversas pruebas.

El medallista de plata en Lima 2019 aspira a demostrar que es el mejor del Continente debido a que en el ranking mundial marcha en el segundo puesto y por eso tiene su pasaje asegurado a París 2024.

¡Ya tenemos canal de WhatsApp! Síguenos, activa la campanita y recibe las noticias deportivas

SE BURLABAN

José Román Ruíz Castro llegó a caerse hasta más de 40 veces al día debido a que le costaba caminar tras ese daño cerebral sufrido.

“De tanto vaivén e inestabilidad que tenía en mi cuerpo me dijeron ‘Román pareces de The Walking Dead’ y realmente mi condición era como The Walking Dead como un zombi que se tambalea. Llegué a caer como 40 veces al día, pero por lo mismo trabajé mucho en el equilibrio. Entonces creo que la discapacidad es algo que nos ha ayuda a salir adelante en la vida”.