Con la tecnología de Google Traductor

21, agosto 2023 - 10:09

┃ Miguel Ángel Mújica / ENVIADO

Anselmo Alonso mostro orgulloso su colección de tazas de los Rayos. Foto: Erik Estrella

La vida ligó a Anselmo Alonso al Necaxa en una etapa donde su corazón era de otros colores. El comentarista deportivo le tuvo cariño al Atlas. Pero cuando su hermano José Antonio entró al equipo rojiblanco y él siguió sus pasos, supo que sus latidos serían a favor de los Rayos.

Su presencia en la época dorada confirmó el amor. Tal vez no lo hizo como futbolista, pero estuvo a un costado, día a día, con el reporte del equipo.

TE GUSTARÍA: ¡Una belleza! Necaxa presentó la camiseta conmemorativa por su centenario

Álex Aguinaga, Manuel Lapuente, Ignacio Ambriz, entre otros, pasaron de ser sus ídolos a amigos. Cuando todo llegó a su fin, el descenso no cambió el sentimiento de Alonso, las subidas y bajadas no mermaron su pasión, al punto de que vaya a donde vaya, intenta pregonar la bandera del antes conocido como el equipo de los electricistas.

En la actualidad, el reportero de Televisa enciende su vela cada torneo, con la única ilusión de que “sea el bueno”. Anselmo es necaxista, en las buenas, en las malas y en las actuales.

Alonso charló con ESTO respecto a su pasión, que hoy cumple 100 años en un momento complicado para los que aman a los ahora llamados hidrocálidos.

“Necaxa es un equipo de enorme tradición, después de muchos años intenta resurgir, cambió de sede, quedó en su abandono en los 80’s, en los 90’s lo quisieron recuperar, no cualquier equipo cumple 100 años, con altas y bajas, es un torbellino de emociones, 100 años con muchos campeonatos, porque antes del 43 se ganaron muchos campeonatos, con muchísimas figuras legendarias, como futbolistas, técnicos y directivos, es un equipo legendario que ha tenido sus altas y bajas, el resurgir le está costando mucho”.

Contó la historia de cómo se enamoró de los colores rojo y blanco.

“De niño, poquito antes de la adolescencia, le iba al Atlas, después tuve la oportunidad de jugar en la reserva de Necaxa, era el 80-81, por ahí; mi hermano, José Antonio, ya jugaba en el primer equipo, desde ese momento me hago necaxista, porque yo jugué en el Necaxa, mi hermano jugó en el Necaxa y el Atlas no pasaba en buen momento, así me hice necaxista”, dijo y recordó cuando su trabajo en los medios tomó fortaleza.

COMENZÓ SU CARRERA COMO REPORTERO

“En los 90’s mi carrera comienza a correr, para ser reportero y comentarista, me toca toda la etapa de oro, me hice amigo de Justino (Compeán), Enrique (Borja). Hasta los futbolistas, aguadores, técnicos, Raúl Arias, Lapuente, se consolida la imagen de Anselmo Alonso como necaxista. Porque siempre daba la noticia del Necaxa, estuve en los campeonatos, la verdad es una época maravillosa en mi vida”.

Su pasión es sencilla de llevar, pese a los resultados de los últimos tiempos.

“Nada difícil, le tomas amor a tu equipo, mis equipos no son los comunes, por ejemplo en España yo no le voy al Real Madrid o al Barcelona, yo le voy al Sporting de Gijón. Mi papá nació en Asturias; en México le voy al Necaxa y al contrario, soy muy orgulloso y sé que somos motivo de burla. Que si la gente no va al estadio, que somos netamente perdedores. Pero el día que gana, lo disfrutamos igual, es lo mismo, la victoria que tuvimos de la Copa con Nacho Ambriz. La disfrutamos al máximo por lo mismo, tal vez no disfrutamos las victorias porque son pocas. Pero cada que se comienza un torneo, pensamos que es el bueno, ojalá no se tarde, ojalá me toque verlo, ojalá viva para verlo”.

No importa si son muchos o pocos. “Hay un porcentaje de que el 1.5% de la población le va al Necaxa, somos 120 millones, casi 2 millones le vamos al Necaxa. Somos pocos porque realmente no es un equipo ganador, lo dejó de ser, entonces la gente por la misma cosa se esconde. Pero en los 90’s, muchos chavos le comenzaron a ir al Necaxa, muchos, de verdad muchos, entonces el equipo fue importante, muchos de esos chavos tienen entre 30 y 40 años”.

ESPERA QUE NECAXA RECUPERE SU IDENTIDAD DE LOS 90

La fórmula cambió de los 90’s a la actual. “Es que el romanticismo no paga las deudas, la gente piensa que con romanticismo se pagan los sueldos de los futbolistas, no es así, si el equipo tiene una oferta buena, van a vender, ojalá se quedaran a ser grandes figuras. Pero yo no lo veo, tampoco a corto plazo, pero si se tienen que ir, se van a ir, a mucha gente no le gusta, pero hay que entender la fórmula del negocio. Ojalá fuera que el romanticismo pagara todo”.

Ahora, sólo espera que en el centenario, Necaxa recupere la identidad del pasado. “Que la gente tenga paciencia, mucha gente está enojada por lo que ha pasado. Pero les pediría que tuvieran un poquito de paciencia, vamos a ver qué trae el director técnico venezolano. Llegaron muchos chavos, que sea una gran temporada, si podemos llegar a la Liguilla, qué padre, a semifinales mejor y ya ni decir si somos campeones. Me voy de aquí a Aguascalientes caminando, sentirnos orgullosos del equipo, se les apoya en las buena o en las malas. Aunque las malas sean las mayores, tener paciencia y tener la camiseta bien puesta, espero que sea un buen centenario”, remató.

Recibe vía WhatsApp todas nuestras noticias deportivas, manda la palabra ALTA en este enlace

Para ver como deshabilitar las notificaciones, da clic aquí