Con la tecnología de Google Traductor

Mira

30, junio 2023 - 14:06

┃ José Ángel Rueda / ENVIADO

Miguel de Lara sumo cinco medallas de oro en los JCyC. Foto: Luis Garduño

El nadador Miguel de Lara llegó a los Juegos Centroamericanos con la tranquilidad de haber dado la Marca A para París 2024 hace algunos meses y en la alberca demostró el gran momento que vive, al ganar cinco medallas de oro en las cinco pruebas en las que compitió.

TE GUSTARÍA: Nuria Diosdado se despide de Centroamericanos con 18 oros: “Todo valió la pena”

“Estoy muy feliz de haber cumplido con la meta planteada, veníamos por cinco pruebas, conseguir cinco oros, era la meta y se consiguió, y bueno, no puedo estar más feliz”, compartió a ESTO, minutos después de colgarse el oro en el relevo 4×100 combinado, donde aportó su experiencia en el estilo de pecho.

ÚNICO NADADOR CON MARCA OLÍMPICA

De Lara, hasta el momento único nadador mexicano con boleto a los próximos Juegos Olímpicos, también se colgó la presea de oro en los 200 metros pecho, su prueba más fuerte, en los 100 y en los 50 metros pecho, y en el relevo mixto.

“Me siento bien, me siento seguro, todas las pruebas de aquí fueron experimentos, fueron intentos, nuevas estrategias, probar nuevas cosas para ver qué se puede conseguir. Me siento bien para enfrentar el Mundial dentro de un mes”, confesó Miguel de Lara.

COMPETIR CONTRA SÍ MISMO

Las expectativas de cara a Fukuoka son elevadas para el coahuilense. En su ideología está el competir contra sí mismo.

“El objetivo es mejorar mi participación anterior, es lo que siempre busco. Cuando llegue a estos Juegos Centroamericanos mi meta era mejorar lo que hice hace cinco años, de Barranquilla, se consiguió, ahora voy a tratar de mejorar en el Mundial de Budapest 2017, que es mi último Mundial de curso largo, y si lo logro, estaré inmensamente feliz porque es lo más que me puedo exigir a mí mismo como persona, ser mejor de lo que fui antes”, dijo.

En aquella justa del orbe, De Lara finalizó en la posición 23, con un tiempo de 2:13.35.

Una vez finalizada la competencia, el nadador se colgó sus cinco medallas y se tomó fotografías con su madre, quien tenía tiempo de no verlo competir.

“Estoy muy feliz, creo que no me había podido acompañar a una competencia desde hace más de 10 años, que pudiera hacer el esfuerzo y conseguir los recursos para venir fue muy motivante y muy inspirador para dar la mejor actuación”.

La actitud festiva de Miguel, sin embargo, es totalmente distinta durante la competencia. El mexicano suele estar serio, enfocado en lo suyo, incluso habla poco.

“Mis compañeros que han competido conmigo toda la vida me molestan de que parece que voy a levitar de lo concentrado que estoy, pero ahora que ya se consiguió la meta me puedo relajar y tranquilizarme. Ahora a empezar a enfocarme para el Mundial dentro de un mes”.

OBJETIVO CUMPLIDO

La vida de un atleta de alto rendimiento no para. Si se cumple un objetivo, de inmediato sale otro. El mexicano cumplió con el reto de clasificar a París 2024 en los 200 metros pecho, sin embargo, ahora buscará hacerlo en los 100 metros pecho. Para hacerlo, deberá bajar del 59.49 que pide la World Aquatics.

De Lara no está lejos de lograrlo, ya en el selectivo de Nuevo León, rozó la marca al registrar 1:00.14. “Todavía no está terminado, necesitamos el 100, no es que lo necesitemos, pero en verdad lo quiero, quiero ir con marca en 100 y 200, ese 59 se me ha escapado en varias ocasiones, y yo creo que ya es hora”, dijo con convicción.

Recibe vía WhatsApp todas nuestras noticias deportivas, manda la palabra ALTA en este enlace

Para ver como deshabilitar las notificaciones, da clic aquí