Con la tecnología de Google Traductor

Mira

29, junio 2023 - 18:31

┃ José Ángel Rueda / ENVIADO

Nuria Diosdado presumió sus medallas en Centroamericanos / Foto: Luis Garduño / Enviado

Una vez finalizada la rutina del equipo libre, Nuria Diosdado se acercó a sus compañeras. No le tocó nadar la última prueba de San Salvador 2023, pero no hizo falta. Horas antes había ensayado con ellas, a marchas forzadas, para hacer los ajustes necesarios en la rutina y asegurar un oro que se había resistido. La experimentada ondina es la capitana del equipo y hace sentir su presencia. La celebración de la medalla dorada, en la alberca contigua, tenía el marcado sabor de la nostalgia, porque estos fueron sus últimos juegos. Los quintos, en los que se convirtió en la máxima ganadora de medallas de oro en la historia de los Juegos Centroamericanos (JCYC), con 18.

Tal vez te interese: Ana Guevara y Conade no medirán el éxito en medallas, ¿cuál será la nueva forma de hacerlo?

“Hace 17 años que yo inicié en los Juegos Centroamericanos no éramos lo que somos ahora. Cuando vine a mis primeros juegos nunca me hubiera imaginado que iban a ser cinco y 17 años después estar aquí hablando con ustedes. Me hace saber que algo se ha hecho bien. Que los años que le he dedicado han valido la pena. Cerrarlos con un oro me hace sentir orgullosa”, dice Nuria en entrevista con ESTO.

NURIA DIOSDADO RECORDÓ TODOS SUS JCYC, INCLUIDAS SUS 18 MEDALLAS DE ORO

En su carrera, la nadadora artística compitió en cinco Juegos Centroamericanos. Un ciclo que tuvo su inicio en Cartagena 2006, siguió en Mayagüez 2010, Veracruz 2014, Barranquilla 2018 y cerró en San Salvador 2023.

“Son muchos años, es la permanencia, la constancia, cuando inicié yo sólo venía con el equipo. Las primeras dos medallas de oro que se ganaron en Cartagena 2006 fueron nada más del equipo. Ahora, vernos dominando todas las pruebas, tanto individual, como dueto, como de equipo, y que México sea punta de lanza a nivel Centroamérica. Que todo mundo sepa que estamos peleando un pase olímpico me da mucho orgullo”.

La ondina se ríe cuando debe evocar un solo momento de los tantos que acumula en su andar por las justas. Son demasiados. La memoria le impone el más reciente, aquí, en San Salvador, el instante en el que encara la rutina de solo, ella y la alberca, y un público que la mira con atención.

“Cada uno ha tenido sus cosas maravillosas. Sin duda estos, la prueba individual, la mía, el solo libre, la gocé, porque yo sabía que era el último solo que iba a nadar. Realmente el solo, la rutina, la pusimos solo por los Juegos Centroamericanos, no es una prueba olímpica, no vamos al Mundial ni Joana ni yo en esa prueba y en Juegos Panamericanos no se compite. El hecho de que yo supiera que iba a nadar un solo, que es una rutina muy personal y en donde podía ganar por cuarta ocasión un oro en esta rutina era muy especial. Es la rutina que más gocé desde el sentimiento que pude sentir, conectarme conmigo, dedicarle la rutina a mi carrera, a mi trayectoria, con una canción como Gracias a la vida, con un traje de baño muy especial donde traía el corazón dibujado, y todo tenía un por qué. Sin duda hay muchos momentos pero me quedo en especial con ese que era mío y conmigo misma”.

NURIA DIOSDADO AGRADECIÓ A SUS PADRES SUS 18 MEDALLAS DE ORO EN JCYC

Desde la grada, muchas veces, la miran sus padres. Nuria los mira de manera recurrente, como una guía que marca el camino.

“Para todas nosotras tener a nuestros papás, los que pudieron venir e incluso los que no y están desde casa viéndonos, te hace saber que como deportistas un poco le regresas como el decir valió la pena todo el esfuerzo que tú también como papá has hecho para que yo esté aquí. Entonces verlos bailar en la grada, a mi mamña llorar, retrocerse cuando compito, emocionarse, abrazarme, decir estamos contigo, decirme todos los días lo orgullosa que está me hace muy feliz porque sé que al final esto es lo que a ellos los llena, en este caso sus hijas, mi hermana y yo hemos hecho de nuestra vida tal cual lo que hemos querido con su apoyo”.

Con la justa del 2026, en República Dominicana, demasiado lejos, todo tiene el tono de despedida para Nuria. La ondina disfrutó su paso por la justa regional.

“Los Juegos Centroamericanos, se lo decía a las niñas que no habían venido, es una competencia caliente, en el sentido de que todos los que estamos aquí, hay ruido, hay baile, hay fiesta, en los pasillos, en el comedor, no se vive nunca una competencia como ésta. Llegas a un Mundial y la cosa se enfría, en los Juegos Olímpicos todo el mundo está concentrado, aunque hay fiesta. En Centroamérica todo el mundo tiene esta calidez, esta cercanía entre cada uno de los países que la hacen muy especial, muy ruidosa, pero muy única, entonces sí creo que los Juegos Centroamericanos que más se goza, porque no hay una competencia que tenga tanta alegría y tanto color”.

SAN SALVADOR 2023 DEJÓ UN GRAN APRENDIZAJE

A tan solo unas semanas del Campeonato Mundial de Fukuoka, las nadadoras artísticas tomaron lo ocurrido en San Salvador como un gran aprendizaje. Lo duro que fue adaptarse al nuevo sistema de puntuación las obligó a hacer cambios de última hora, pero pudieron salir adelante.

“Me siento súper contenta, muy orgullosa, el desempeño que tuvimos hoy fue lo que esperábamos, en todas las otras competencias, en los nueve eventos, hubo ciertas penalizaciones que nos hicieron bajar la puntuación, incluso en dos eventos del equipo perder la medalla de oro. Hoy la meta simplemente era hacer una ejecución donde no tuviera pie a que los jueces nos penalizaran, solo tuvimos una penalización muy pequeña y México al final alcanzó la medalla de oro. Estoy contenta, orgullosa del equipo, hoy me tocó descansar, estoy como reserva, sin embargo, esta rutina yo la nado también, tanto en el Mundial como en los Juegos Panamericanos estaremos Joana y yo nadando todas las rutinas”, dijo Nuria.

Diosdado vivió su última justa centroamericana de una manera distinta. “Fue muy diferente, una presión distinta, con este cambio de reglamento, la verdad es que el deporte en sí cambió, y ya no es tan, no digo disfrutable, pero sí es un deporte en el que ahora sí tienes que estar cien por ciento concentrada, no puede haber un fallo porque un fallo sí es penalizado y te puede hacer perder una medalla o incluso una final mundial o una final olímpica. Esta competencia nos dejó muchas enseñanzas, nos tocó una controladora técnica muy dura en donde no nos dejaba pasar ningún fallo, y también se lo agradecemos porque gracias a ella regresaremos a México a trabajar como si en todas las competencias estuviera ella y saber que en el Mundial nos puede pasar lo mismo y por un error nuestro perdamos un podio”.

Recibe vía WhatsApp todas nuestras noticias deportivas, manda la palabra ALTA en este enlace

Para ver como deshabilitar las notificaciones, da clic aquí