Con la tecnología de Google Traductor

2, abril 2023 - 17:25

┃ José Ángel Rueda

Basquetbolistas de la NBA pueden hacer uso de mariguana. Foto: AFP

La noticia de que la NBA eliminó la marihuana de la lista de sustancias prohibidas reabrió un viejo debate sobre las implicaciones que tiene su consumo en el mundo del deporte. Al paso de los años, los estudios han dado cierta luz a los cuestionamientos, sin embargo, la discusión no es sólo científica, también entra lo ético y lo social.

TE GUSTARÍA: NBA permitirá uso de mariguana a sus jugadores ¡Convenio histórico!

El nuevo acuerdo laboral entre la NBA y la Asociación de Jugadores plantea la idea de que los deportistas ya no serán sancionados por el consumo de marihuana. Hasta esta temporada, el cannabis formaba parte de las sustancias prohibidas por la organización. Los basquetbolista eran sometidos a cuatro controles al año con la intención de verificar el cumplimiento de la norma; en caso de no hacerlo y dar positivo en tres ocasiones, eran sancionados con cinco partidos.

Anteriormente, la política había sido cuestionada por algunas de las grandes estrellas de la liga. “La marihuana es solo marihuana, no es dañina para nadie. Simplemente ayuda y mejora las cosas. Creo que ni siquiera debería ser un debate”, dijo en su momento Kevin Durant, jugador de los Suns de Phoenix, quien a lo largo de su carrera se ha mostrado abiertamente a favor de su consumo.

El caso de Durant no es aislado, deportistas de primer nivel como Michael Phelps, Usain Bolt, Conor McGregor, Mike Tyson y la velocista Sha’Carri Richardson se han visto involucrados con este tema. Incluso Phelps y Richardson en su momento enfrentaron sanciones, en una polémica que de a poco ha ido encontrando consenso.

La decisión de la NBA no es producto de una ocurrencia, sino de una tendencia. En diciembre del 2020, la Comisión de Estupefacientes de las Naciones Unidas retiró el cannabis de las listas más restrictivas por recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS), organismo que desde hace unos años advirtió la utilidad medicinal del cannabis y potenció su investigación.

Los esfuerzos de la ONU por cambiar el estigma alrededor del cannabis poco a poco han surtido efecto.

En la actualidad existen países que permiten el consumo de marihuana incluso con fines recreativos. EnEstados Unidos, por ejemplo, hay estados en los que el consumo y la comercialización de marihuana es legal. En Canadá, mientras tanto, su consumo con fines médicos está permitido desde el 2001, sin embargo, a partir del 2018 también se puede hacer con fines recreativos. Otras naciones como Uruguay y Países Bajos también han sido pioneros en su uso.

El cambio social ha permitido que se avance en lo deportivo, al menos en algunas disciplinas. Por años, la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) sostuvo que el cannabis podía mejorar el rendimiento de un deportista, sin embargo, ningún estudio científico ha logrado confirmarlo. Aún así, la agencia la mantuvo dentro de las sustancias prohibidas debido a que representa un riesgo para la salud, sobre todo a nivel neuronal, y su consumo “viola el espíritu del deporte”, en un apartado meramente ético.

Uno de los casos más sonados es el del canadiense Ross Rebagliati, medallista de oro en los Juegos Olímpicos de Invierno de 1998. El atleta dio positivo a consumo de marihuana por lo que le retiraron su medalla al considerar que la presea de alguna manera contradecía a la políticas públicas en las que buscaban mantener a los jóvenes alejados de las drogas. A partir de entonces, la sustancia fue seguida de cerca y se consideró prohibida.

Aún así, a partir de 2018 decidió excluir al cannabidiol (CBD) de la lista de substancias prohibidas, al considerar que no es psicoactivo debido a que se extrae de manera natural de la flor, en un paso más a una eventual erradicación absoluta de la marihuana. Al margen de todo lo ocurrido, los estudios siguen, aunque el consenso aún luce lejano.

Recibe vía WhatsApp todas nuestras noticias deportivas, manda la palabra ALTA en este enlace