Con la tecnología de Google Traductor

14, marzo 2022 - 15:25

┃ EFE

Refugiados

Un grupo de haitianos ha deslumbrado por su baloncesto en Matamoros, Tamaulipas. El equipo de refugiados espera cruzar la frontera para llegar a Estados Unidos como su destino final y, de paso, luce en la duela mexicana.

Te puede interesar: España profesionaliza su liga de futbol femenil

En entrevista con la Agencia EFE, el director del refugio donde se quedan, Samuel Isaí Reyna Ruiz, aseguró que el baloncesto es más que deporte para ellos. “El equipo de básquetbol les ha ayudado mucho a ellos para levantarles la autoestima, entretenerse. Y para que sepan que pueden hacer algo”, declaró.

Samuel pensó en poner las dos canastas en el patio del albergue para jugar y organizar partidos internos como parte de las actividades deportivas y culturales en apoyo a los migrantes que llegan a Tamaulipas. El baloncesto ha motivado a migrantes haitianos y también mexicanos, así como a su entrenador venezolano; en el torneo local ya pueden presumir una marca de 4-1.

Los habitantes fronterizos, acostumbrados a jugar con personas de diversas regiones de México, quedaron sorprendidos cuando observaron a los jugadores haitianos entrar a la cancha y competir usando a su favor la barrera del lenguaje y el aspecto físico, como su altura. “De repente llegaron personas de otros países y como que se quedaron sorprendidos. Pero conforme los empezaron a ver jugar, se fueron ganando el respeto, y hoy juegan con toda comodidad”, menciona Reyna Ruiz.

El uniforme mantiene la mística de ser donado y en el frente tiene un migrante caminando por el desierto, además de un buitre alrededor, además de la frase “migrantes con actitud”.

“Veo mucha actitud positiva y buena vibra de partes de ellos. Mucha entrega, mucha dedicación”, comentó para EFE el entrenador Juan Bautista.

EL LEBRON JAMES HAITIANO

Uno de los grandes jugadores es Lenos Dorvilien, haitiano de 1,96 metros de altura que se ha ganado el apodo de LeBron James. Lenos llegó hace dos meses a Matamoros y se integró al equipo: “Me siento feliz, tengo un entrenador que me ha entrenado bien. Y todo mundo me llama Lebron James”, expresa el jugador.

Además, el mejor jugador de la liga local, Junior Elpenord, es parte de Refugiados Team, como el mejor anotador del momento y como un tipo con vasta experiencia en el deporte de las ráfagas.

El director del refugio, así como los jugadores, saben que Refugiados Team tiene futuro porque, aunque algunos lograrán cruzar a Estados Unidos para seguir persiguiendo sus sueños, siempre se podrá sumar al equipo algún otro extranjero que llegue a la ciudad de Matamoros y tenga el afán de saltar a la cancha.

RECIBE EN TU CORREO LA INFORMACIÓN MÁS DESTACADA DE LOS DEPORTES, ¡SUSCRÍBETE AQUÍ!

Recibe vía WhatsApp todas nuestras noticias, manda la palabra ALTA en este enlace

?Escucha nuestro podcast?

a

Para ver como deshabilitar las notificaciones, da clic aquí