11, marzo 2022 - 20:43

┃ Rubén Beristáin

gallos especial

RUBÉN BERISTÁIN FOTO: MEXSPORT Y @LIGABBVAMX Los jugadores de Necaxa y Querétaro mandaron un mensaje de paz. Al minuto 62, justo en el mismo momento en el que comenzó la violencia en La Corregidora el pasado sábado, el estadio Victoria vivió un escenario completamente distinto. NO TE LO PIERDAS: ¡Malas noticias en Chivas! el América está inmiscuido  El árbitro detuvo el juego y los 22 futbolistas dentro del campo se reunieron al centro, realizaron un circulo y se abrazaron. No importó el resultado a favor de los Rayos. Las sonrisas, alegrías y apretones de mano fueron mayoría. En la zona de banquillos también lo hicieron. Jugadores como Ariel Nahuelpan y Fidel Martínez se estrecharon en un abrazo. De esa forma demostraron que un partido de futbol es sólo un juego, un espectáculo y que la violencia no debe aparecer en la tribuna. Ese será el protocolo que se llevará a cabo en todos los partidos de la décima jornada del Clausura 2022. EL JUEGO El resultado fue lo de menos. Que Jimmy Lozano consiguiera su primera victoria (1-0) como técnico de Rayos o que los Gallos Blancos llegaran a 34 partidos consecutivos sin ganar como visitante pasó a segundo término. En el estadio Victoria se vivió un momento lleno de luz, a pesar de la oscuridad y silencio en las gradas. El futbol mexicano pasó de la violencia a un mensaje contundente. Los jugadores de ambos equipos se unieron como nunca antes, la rivalidad quedó de lado. Necaxa cosechó tres puntos, escaló posiciones en el torneo, pero en Aguascalientes ganó la paz. [gallery ids="585584"] Apenas en la segunda llegada el local se adelantó. La joya necaxista respondió a la confianza del Jimmy Lozano. Heriberto Jurado armó la jugada, tuvo visión, recibió en el área, hizo un amague y mandó un balón que pasó por debajo de las piernas del Burrito Hernández que después venció al portero Aguerre para el 1-0 definitivo. Con apenas 17 años y en su juego número 11 como profesional mostró su capacidad en el campo. Su festejo fue efusivo, pero silencioso al mismo tiempo. La algarabía en el estadio Victoria no explotó. En el complemento no hubo mucho. Lo relevante fue el mensaje claro de que el futbol es solo un juego más.

RECIBE EN TU CORREO LAS MEJORES NOTICIAS DEPORTIVAS, SUSCRÍBETE AQUÍ

 

Recibe vía WhatsApp todas nuestras noticias deportivas, manda la palabra ALTA en este enlace

?Escucha nuestro podcast?