27, noviembre 2021 - 23:14

┃ Rubén Beristáin

Julio Furch marcó el gol que calificó al Atlas

RUBÉN BERISTÁIN  FOTO: ISABEL | MEXSPORT La transformación rojinegra va en serio. El sublíder del Apertura 2021 sufrió en el Jalisco, pero fue beneficiado por la nueva regla en la Liga MX. El gol de visitante de Rayados no logró eliminarlo. Un penal polémico bien cobrado por Julio Furch fue suficiente, a pesar del 1-1 final. ¡Atlas es semifinalista! Así rompió una maldición de 17 años sin lograrlo, aún queda una pendiente de más de siete décadas sin ser campeón, pero primero estará un animado Pumas en su camino.

TE RECOMENDAMOS: Entrenador de Canelo donará millonada por goles de Atlas

Los tapatíos comenzaron con la ventaja a su favor. Eran dueños de su destino, incluso tenían etiqueta de favorito y eso no les generó presión en su casa y con su gente, con todo y el conocimiento de que el campeón de Concacaf y a la plantilla más poderosa de la Liga MX se le podía dar por eliminado. Los regiomontanos tuvieron una motivación extra cuando se enteraron de la hazaña puma en la capital al eliminar al líder del torneo. La Pandilla no se quiso quedar atrás contra el número dos y el Vasco sorprendió con Funes Mori y Vincent Janssen de inicio. La consigna era ganar o morir, no había otra opción. Todo comenzó al revés. Atlas comenzó mejor. No quería vivir la misma historia de las Águilas y se volcó al frente de inmediato. No habían pasado ni 180 segundos y las redes se movieron. Anderson Santamaría se deshizo de la marca de Erick Aguirre y cabeceó al fondo. El defensa peruano lo sospechó y no festejó. Una bandera levantada por fuera de lugar echó todo para atrás. Los Rojinegros fueron más. La insistencia tuvo su recompensa. Luis Reyes tropezó en el área y el árbitro, con todo y titubeo, marcó penalti. Fueron algunos minutos de incertidumbre, el VAR entró en acción, pero no cambió la decisión de César Palazuelos. La marcación fue considerada como dudosa, pero eso poco y nada le importó a Julio Furch. El delantero argentino tomó el balón y con suavidad lo metió por el centro. Un estadio Jalisco repleto lo festejó a lo grande. Premio merecido, aunque también polémico. La presión norteña aumentó. Los visitantes ya estaban obligados a marcar dos goles. Las condiciones cambiaron. Atlas se replegó o quizá Rayados lo obligó a hacerlo. Monterrey tuvo la posesión, pero la generación quedó en el olvido. Sus delanteros de poder no tocaron el balón. La Pandilla se vio desencanchada y desesperada con el marcador adverso. Los Zorros fueron astutos y jugaron con el tiempo y la desesperación de su rival. El primer remate de la visita llegó al minuto 40 exactamente. Maxi Meza mandó un centro preciso al área y Alfonso González lo remató con potencia, sin embargo, Camilo Vargas atajó de manera espectacular. El remate no fue esquinado y le facilitó la labor al cancerbero internacional. Eso fue lo único. Las emociones se apagaron. En la tribuna hubo respuesta. La afición local hizo lo suyo e hicieron su propio partido al corear cada jugada. Así culminó el primer tiempo.

Recibe vía WhatsApp todas nuestras noticias, manda la palabra ALTA en este enlace

En el complemento hubo muy poco. Los Rayados, con la presión encima, si bien manejaron las acciones en su totalidad, sólo vieron correr el reloj, pero no generaron ninguna oportunidad que preocupara al portero colombiano. El Toro Janssen tuvo una, pero el holandés la mandó por un lado. El Mellizo Funes Mori no pudo ante su mejor cliente desde que llegó a México. Tuvo que ser un canterano rojinegro el que lo lograra, pero bien enfundado con la playera del norte. Alfonso González se alzó en el área, se anticipó a Santamaría y venció a Vargas. Monterrey se fue encima. Tuvo 15 minutos para una posible remontada a domicilio, pero no pudo lograrlo. Atlas ya está en la antesala de la final. ?Escucha nuestro podcast?