Con la tecnología de Google Traductor

12, septiembre 2021 - 8:00

┃ Marysol Fragoso

artesanía toros tallados en madera

Marysol Fragoso

FOTOS: Cortesía | @fco483

Desde la antigüedad, el toro ha sido admirado y venerado por diversas culturas. Los griegos lo plasmaron en un fresco de los muros de Creta, como testimonio de la práctica de la taurocatapsia (salto de toro); también lo inmortalizaron en su literatura mitológica ya que el séptimo de los doce trabajos encomendados a Hércules por el rey Minos fue la captura del minotauro; además Zeus, máxima deidad del Olimpo se transformó en un toro para lograr seducir a Europa, una  bella mortal de la que se enamoró perdidamente.

El toro es el símbolo de la fuerza y la virilidad. Es el Rey de la Fiesta Brava y de la Tauromaquia. Por ello, multitud de artistas plásticos de todas las épocas de la humanidad lo han plasmado en sus obras. En el caso de los consagrados del arte contemporáneo se cuenta a respetados y tan conocidos como el español Pablo Picasso, el colombiano Fernando Botero, el mexicano Rafael Sánchez de Icaza, a quienes se deben sumar cientos de nombres más.

RECIBE EN TU CORREO LAS MEJORES NOTICIAS DEPORTIVAS, SUSCRÍBETE AQUÍ 

La cultura popular tampoco es ajena a estas expresiones y en diversos países, la gente del pueblo da forma y color a su particular versión del toro de lidia. En ese entendido, hace cuatro décadas que en diversas comunidades de Guanajuato, las manos mágicas de los artesanos tallan en madera a este magnífico animal y convierten troncos en toros fantásticos.

Dichas figuras van desde unas muy pequeñas hasta las de tamaño natural en las que mayormente se enfocan en la actualidad. Son auténticas obras de arte que para ser terminadas se llevan hasta Oaxaca, a otras comunidades artesanales, donde son decoradas con llamativos colores y minuciosas decoraciones; sello distintivo de aquellas tierras.

Aunque estos artistas mexicanos también tallan otros animales como caballos, búhos, tucanes, leones o inclusive motivos y figuras religiosas, es en el toro de lidia donde han encontrado mayores posibilidades para volcar su inspiración ya que sobre esa anatomía en madera desarrollan las decoraciones que nacen de su imaginación y donde ellos destacan por sus cualidades pictóricas extraordinarias.

 

Debido a que han sido varias galerías extranjeras las que más han comprado estas obras, recientemente se animaron a abrir una cuenta en Instagram. El señor Francisco Romero Olvera formó el perfil @fco483 y el correo apatzinmorelia@gmail.com para mostrarlas al mundo y tratar de aumentar las ventas.

Tras dicha experiencia digital en el colectivo afirman que los mexicanos les dan muchos likes y felicitaciones pero les compran muy poco. Es fuera de nuestras fronteras donde aprecian más el valor de sus trabajos. Ahí también exhiben cristos, vírgenes, alebrijes, pinturas, figuras elaboradas en barro, vasijas de cobre, tapices, varias prendas como camisas y bolsas bordadas, pero sin duda, el eje principal sigue siendo el toro de lidia.

Recibe vía WhatsApp todas nuestras noticias deportivas, manda la palabra ALTA en este enlace

CAMINOS SINUOSOS

Son veinte familias en Guanajuato y otras veinte en Oaxaca las que dependen de la venta de estas obras para vivir, pero desde hace 18 meses la pandemia ha afectado notoriamente las ventas de estos maravillosos artesanos, aunque existe un obstáculo mayor que desde hace varios años tienen que sortear: se trata de las imposiciones del crimen organizado que les ha cobrado derecho de piso.

 Ante ello, hoy por hoy, dichos guanajuatenses deben trabajar en lugares cada vez más alejados, guardando un muy bajo perfil y sacando de los talleres sus obras prácticamente encubiertas para evitar ser detectados por los delincuentes.

 

Esa situación también se presenta en otros lugares donde se fabrican artesanías como en varios pueblos del Estado de México donde las bordadoras tienen que llevar los manteles, tapetes, etc, envueltos en su cuerpo, cubiertos por sus blusas y sus faldas para poder llegar a venderlos a la Ciudad de México sin ser descubiertas por los criminales que las quieren extorsionar al cobrarles parte del dinero que obtienen por sus ventas, ya que si se niegan a pagarles, les quitan los trabajos o los destruyen.

A pesar de este duro panorama, las familias de estos veinte integrantes del colectivo artesanal en el estado de Guanajuato y de sus hermanos oaxaqueños son optimistas ante la adversidad por lo que están buscando conseguir una vitrina para mejorar su canal de distribución a través alguna persona que les ayude a mostrar sus figuras de toros de lidia entre los amantes de la Fiesta Brava para poder venderlas con más frecuencia, a mejores precios, pero sobre todo con absoluta seguridad.

 

 

?Escucha nuestro podcast?