Con la tecnología de Google Traductor

Mira

28, agosto 2021 - 21:18

┃ Rubén Beristáin

Tigres

Rubén Beristán

Foto: Jorge Martinez | Mexsport

Tigres no encuentra su mejor versión, pero no pierde. Atlas es mejor en los partidos, aunque no gana. Esa costumbre de ambos clubes en el Grita México 2021 no cambió en Nuevo León. Los Rojinegros se plantaron con personalidad en el Universitario y lograron sacarle el empate a Tigres, en un partido que regaló buenas emociones. 1-1 final.

El Volcán vivió una explosión bastante grata. Los felinos tuvieron la intención de hacer respetar su casa, pero Atlas se la puso difícil, al menos en los primeros instantes del partido.

Los tapatíos no se intimidaron. No pasó mucho tiempo para que demostraran su poderío, además de su orden defensivo.

Al frente, a Julián Quiñones se le observó como pocas veces. El colombiano luchó y evitó pasar desapercibido en su antigua casa. Los abucheos y la forma hostil en la que fue recibido por la afición local lo animaron. Así como creó, también conectó un cabezazo que amenazó con ingresar al arco de Nahuel Guzmán, pero el defensa Diego Reyes interceptó su remate de forma precisa.

La apuesta de la visita fue bastante agresiva. Una presión rápida y jugarle al tú por tú a los universitarios hizo un juego entretenido, dinámico y atractivo.

Tigres no tuvo espacios para generar peligro y optaron por tiros lejanos. Luis Quiñones lo intentó en un par de ocasiones, pero Camilo Vargas, bien enfundado con la rojinegra, respondió de forma espectacular. El portero fue garantía bajo los tres postes.

Las malas noticias aparecieron en Nuevo León. Si en la jornada pasada, Juan Pablo Vigón, Leo Fernández y Chaka Rodríguez sufrieron con dolencias musculares, ayer no fue la excepción. Carlos González quedó tendido y no pudo continuar. Florian Thauvin entró al quite.

Lo que parecía un aspecto anímico importante para La Academia, terminó por ser todo lo contrario. Una mano de Aldo Rocha fue decretada como penalti.

Santander y su abanderado ni se enteraron, tuvo que llegar el VAR para salvar el trabajo arbitral.

El líder de goleo tomó la redonda y con mucho diente la puso en el fondo.

En ese momento, los visitantes se apagaron. El buen trabajo que mostraron en los primeros instantes quedó muy rápido en el olvido y si Tigres no marcó otros par, fue por la figura de Vargas en la cabaña atlista.

RECIBE EN TU CORREO LAS MEJORES NOTICIAS DEPORTIVAS, SUSCRÍBETE AQUÍ

El complemento fue una calca. Atlas fue mejor, con la diferencia que esta vez sí marcaron. Diego Barbosa la prendió con rencor y el destino fue la red. El Patón nada pudo hacer.

Los Rojinegros retomaron la confianza, pero no generó ningún otro peligro. Tigres hizo lo propio, Thauvin estuvo cerca, pero nadie más pudo anotar.

Recibe vía WhatsApp todas nuestras noticias deportivas, manda la palabra ALTA en este enlace

 

 

?Escucha nuestro podcast?

Para ver como deshabilitar las notificaciones, da clic aquí