27, julio 2021 - 6:50

┃ ESTO en línea

Yusra Mardini

Miguel Enríquez FOTO:  Los Juegos Olímpicos concentran un amplio menú de historias personales. Atletas que lograron superar la adversidad para convertir momentos de tensión en grandes hazañas humanas. La anécdota que vivió Yusra Mardini no queda atrás. En Río 2016, la nadadora de origen sirio fue una de las diez atletas que se concentró en el primer equipo en la historia que el Comité Olímpico Internacional denominó como de “refugiados”, ganando su serie en los 100 metros de mariposa. [gallery ids="552102"] Pese a ser una gran promesa del deporte, la guerra civil en Siria la obligó a emigrar de su país, partiendo a Turquía en 2015, donde tomaría un barco que la llevaría a Grecia. La adversidad no sólo se manifestó con el exilio voluntario, sino con una experiencia poco deseable para cualquiera; cuando Yusra partía rumbo al país helénico en un precario bote, este comenzó a hundirse en medio del mar Egeo.

TE RECOMENDAMOS: Alejandra Orozco y Gaby Agundez consiguen el bronce en la plataforma de 10m

La atleta y su hermana decidieron hacer algo por la embarcación que compartían con 18 personas más. Ambas se lanzaron al agua para comenzar a empujar el barco y así poder llevar a buen puerto la vida de todos los integrantes. Cargaron con dicha responsabilidad alrededor de tres horas y media antes de tocar tierra. El amor por la piscina viene desde la raíz; su padre era entrenador de natación en Siria, por lo que desde muy pequeña aprendió sobre el deporte y, asegura, “nadar es la vía de escape de mi vida”. Cuando en 2011 explotó la guerra en su país, la normalidad se extinguió en su vida y la supervivencia se volvió una encomienda. En uno de tantos bombardeos que se viven en el país de medio oriente, la familia Mardini fue la perjudicada, su casa fue destruida. Más tarde también sería afectada la alberca donde entrenaba. En 2017, Yusra fue nombrada embajadora de buena voluntad por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para Refugiados, organización que calcula que más de 5.5 millones de personas han huido de Siria por la insostenible situación.
RECIBE EN TU CORREO LA INFORMACIÓN MÁS DESTACADA DE LOS JUEGOS OLÍMPICOS DE TOKIO 2020, ¡SUSCRÍBETE AQUÍ!
Actualmente, la nadadora radica en Alemania, donde un intérprete egipcio le consiguió un club de entrenamiento en Berlín para continuar con su destacada carrera profesional. Yusra Mardini es una de las caras que defienden la bandera del olimpismo en Tokio 2020, ejemplo de ‘nadar contra corriente’.