2, febrero 2020 - 0:34

┃ José Ángel Rueda

ESTADIO

Ubicado al norte de Miami, como si de un gigante se tratara, el Hard Rock Stadium custodia y potencia la vida festiva de la ciudad. Remodelado en el 2016, el estadio de los Delfines cumple con las expectativas de todo inmueble moderno, combinando de manera perfecta la adrenalina del deporte con la experiencia y confort del aficionado. 

Más allá de los lujos, que son muchos, el Hard Rock Stadium respira ese aire inconfundible de los recintos históricos. Desde su inauguración, en 1987, en su grama se han disputado ya cinco Super Bowls y dos Series Mundiales, un hecho que lo convierte en una auténtica catedral del deporte.

Multifacético como pocos, el estadio de los Delfines y de los Huracanes puede albergar toda clase de eventos deportivos y sociales. Desde partidos de futbol americano hasta torneos de tenis, entonces, cuando eso ocurre, su transformación resulta espectacular.

A lo largo de su historia, el estadio ha cambiado de nombre en diez ocasiones, sin embargo, un contrato con Hard Rock por 18 años marcó el inicio de una era sin precedentes. Con su imponente techo y sus espectaculares vistas al Atlántico, el Hard rock Stadium está listo para recibir el Super Bowl LIV.