11, septiembre 2019 - 19:10

┃ ESTO

EENTmxZVUAABh1D

Foto: Twitter @Andy_destroyer1 Monterrey.- El campeón mundial mexicano de peso completo Andy Ruiz Jr., y el regiomontano Francisco “Chihuas” Rodríguez, visitaron el penal del Topo Chico en Monterrey, Nuevo León para atestiguar las finales del torneo intercarcelario de boxeo, “Guantes por la Paz”. Cabe decir que fue cumpleaños del “Destroyer”, llegando a 30 calendarios. "He estado en malos momentos y cambié. Nadie creía en mi porque estaba gordito, pero pegaba duro, tenía el sueño de ser Campeón Mundial y lo logré, así que se puede", dijo Ruiz. Agregó que: "Me da mucho gusto estar aquí con ustedes y hablar un poco de mi vida y lo que pasó. Cambié creyendo en mí, nadie creía en mí, nadie pensaba que iba a ganar, pero no, pegaba duro y tenía ese sueño de ser el primer mexicano campeón del mundo (en el peso pesado) y gracias a Dios logramos eso". En cuanto al torneo, un total de 74 boxeadores de los diferentes centros de reclusión de Nuevo León, como Apodaca, Cadereyta y Topo Chico, participaron en este certamen que ayer llegó a su fin con la realización de 10 peleas en los pesos welter, ligero, superligero, mediano y pesado. Diferencias con Peláez frustraron llegada de Mohamed a Cruz Azul Las cinco peleas finales se pactaron a tres rounds de tres minutos cada uno, con un minuto de descanso entre cada asalto.