Con la tecnología de Google Traductor

29, mayo 2018 - 19:14

┃ Gildardo Figueroa

DSC_0898

Es la creación divina de la lucha, por lo que se encuentra en el top ten mundial. Disciplina que Alejandra Romero practica desde los once años y ahora está clasificada para Barranquilla, donde buscará el bicampeonato, además de que logró la plaza para los Panamericanos de 2019.

“Luchar hasta lo último para lograr que se oiga el Himno Nacional mexicano. Esa es mi meta y es por lo que estoy dedicada al cien por ciento. Nunca he practicado otra disciplina, porque estoy enamorada de la lucha”.

La hidalguense no se detendrá hasta cumplir los objetivos que se vaya poniendo.

“Mis papás no querían que practicara este deporte, porque decían que era para hombres. Pero seguí pidiéndoles una oportunidad hasta que un día me dijeron que me daban un año para que lograra buenos resultados. Ahora a mis 22 años, sé que escogí muy bien el deporte. Así que espero seguir avanzando. Mis padres me dieron un año y llevo 11 en este deporte”.

De la categoría de los 57 kilos, es tercer lugar mundial juvenil.

“Los combates me fascinan. Antes de entrar a competir me gusta escuchar rap. Es curioso pero es lo que concentra. Luego al mirar a las rivales, sólo pienso en ganar, en ser la mejor y ver la bandera de México en todo lo alto”.

“Quiero llegar a ser una luchadora realizada. Esto es una vida llena de sacrificios y más cuando se es mujer, pero como dice una frase que me encanta: ‘Toda una vida de sacrificio, para un día perfecto’. Así es mi filosofía y espero seguir trabajando duro para que un día llegue la corona principal”.

Para ver como deshabilitar las notificaciones, da clic aquí