Con la tecnología de Google Traductor

19, noviembre 2015 - 10:26

┃ ESTO

nota-espe-piero

CORTESÍA DE JESÚS TEPEPA

EN la siempre fascinante historia de la música hay nombres eternos, no importan momentos o modas, fueron, son, serán permanentes… los versos de “Mi viejo”, “Llegando llegaste” o aquella “Sinfonía inconclusa en la mar” harán recordar a Piero, quien estará en México hoy jueves sobre el escenario del Teatro de la Ciudad para rendir homenaje a doña Mercedes Sosa.
“León Gieco, Víctor Heredia y yo nos hemos juntado para hacer esto en una gira, ellos están fascinados porque no son tan conocidos, andan descubriendo América; nosotros ya sesentones, somos hijos, alumnos de Mercedes, se nos ocurrió realizar la gira en homenaje a ella y allá estaremos”.
Al igual que muchísimos pamperos, Piero es una mezcla de estirpes que se refleja en su decir.
“Así como otros que descienden de tal o cual tribu, los argentinos descendemos de los barcos, tenemos muchas raíces, eso puede ser bueno si estamos acompañados de gente interesante, nos avergüenza por ejemplo que a Bariloche haya llegado tanto nazi, aunque nos enorgullecemos de otras cosas”.
Con un verdadero rancio abolengo como cantautor, el poeta musical opina de lo nuevo que hay en el país de Maradona.
“Hay cosas muy buenas, otras disparejas, muchas intrascendentes… en la vena del rock o como cantautoría llegamos primero Leonardo Favio y yo, después llegaron un montón de grupos en los años ochenta, hoy hay muchísimos y no se puede escuchar todo, es como intentar leer todas las obras existentes en libros”.
Después de incontables calendarios, Piero estará en Anáhuac.
“Es una magnífica oportunidad de ponerse al día con México, un país al que admiro, respeto y adoro; a pesar del montón de años de no estar allá, mis canciones aún tienen presencia”.
El sentir de Piero no ha perdido vigencia, se le considera leyenda.
“Me gustaría que me recordaran como un buen chico que dijo cosas agradables, no estoy capacitado para ser leyenda”.
La vida viene y se va.
“Si tan solamente tuviese veinticuatro horas y lo supiera sería una gran angustia, ni para dónde poder correr. Bueno, esperaría a ver qué se puede hacer, una síntesis de lo que he sido”.
Y ese resumen sería así…
Es un buen tipo mi viejo
que anda solo y esperando…
yo soy tu sangre mi viejo…
soy tu silencio y tu tiempo…

Para ver como deshabilitar las notificaciones, da clic aquí