Con la tecnología de Google Traductor

presunta agresión sexual