Con la tecnología de Google Traductor

Las reglas y los reglazos
titulo-foto

Eduardo Brizio

23, octubre 2023 - 22:18

No han logrado volver a ser los mismos

Era un 14 de diciembre de 2008, bien presente tengo yo, se juagaba la gran final del Torneo de Apertura en el balompié mexicano. Los Diablos Rojos del Toluca regresaban a la bombonera con una ventaja de dos goles producto de la victoria obtenida, en el partido de ida, frente a la Máquina Celeste del Cruz Azul.

Corría el minuto 71, los de La Noria habían acortado el marcador, iban ganando un gol por cero, cuando ocurrió “el minuto que cambió el destino” de uno de los personajes que hoy nos ocupa.

En el área de los 16.50 César Villaluz, mediocampista cementero, recibía la pelota con el pecho, para que el defensor choricero José Manuel Cruz Alta lo “reventara” caballazo violento de por medio, en lo que se antojaba no solamente como para que se sancionara la pena máxima a favor del Cruz Azul; sino, para que el “agresor” se fuera a bañar temprano.

El silbante en turno, Roberto García Orozco, ni se enteró. Mientras Villaluz era trasladado, presentando una conmoción cerebral, al hospital, el partido continuaba.

La máquina, jugando con 10 hombres (ya no tenían cambios) logró la igualada en el global; para que, luego de los tiempos extra, en los fatídicos disparos desde los once metros para definir un ganador, el Toluca se ciñera la corona.

Que lejos habían quedado los días de triunfo en los que los muchachos mexicanos, entre los cuales se encontraba, orgullosamente, César Villaluz, comandados por Chucho Ramírez, cubrieron de gloria el balompié nacional al ganar la Copa del Mundo Sub 17, Perú 2005, un 2 de octubre, que no se olvida.

Desde aquella fatídica acción, Villaluz, ha peregrinado en diversos equipos: en la tercera división española, en el futbol guatemalteco y en algunas ligas mexicanas.

En noviembre de 2020, a los 5 minutos del partido Wolverhampton vs. Arsenal de la Liga Premier Inglesa, en un tiro de esquina al disputar del balón, chocaron las cabezas del defensor brasileño David Luiz y de nuestro compatriota Raúl Jiménez quien sacó la peor parte.

Abandonó el terreno de juego inconsciente, con oxígeno y al llegar al hospital fue diagnosticado con fractura de cráneo, por lo que fue intervenido quirúrgicamente.

Estos triste recuerdos vienen a cuento; en virtud de que, nos enteramos de que el ariete mexicano Raúl Jiménez tiene un año siete meses sin marcar en la Liga Premier.

Ambos futbolistas de excepción, después de las desafortunadas citas con el destino … no han logrado volver a ser los mismos.