Con la tecnología de Google Traductor

En la cancha. Fernando Schwartz
titulo-foto

Fernando Schwartz

15, diciembre 2023 - 5:02

La 14, tan cerca y tan lejos

UN MINUTO, UNA ROJA NO APLICADA y de ahí se va el rumbo de la Gran Final que fue ríspida, cerrada y emocionante entre Tigres y América, y más allá de esa jugada polémica de Carioca sobre Valdés, el Gato Ortiz le dio fluidez al juego, que con el penal anotado por Henry se abrió, siendo brillante la reacción de los norteños, que demostraron su hambre metiendo a Ibáñez, Fulgencio y Ozziel para sacar las papas del fuego.

UN JUEGO CERRADO POR LA CALIDAD DE AMBOS. América buscó darle una cucharada de su propio chocolate a los de Siboldi, con la posesión del balón y en muchos lapsos del partido los de Jardine se apropiaron del mediocampo, aunque debemos reconocer el pressing que ejecutaron uno sobre el otro, factor determinante en el partido.

JULIÁN QUIÑONES SE CONVRITIÓ EN EL HOMBRE importante del América como orquestador y creativo, causando además el penal de Angulo, que pierde la visión de la jugada pateando al propio naturalizado para el penal, muy bien marcado y cobrado con excelencia por el capitán Henry Martín.

AMÉRICA DIO UN GRAN PARTIDO DE VISITANTE, pero nada queda definido aún para la vuelta en el Azteca. Porque las Águilas son mejores fuera de casa en está Liguilla, mientras que Tigres es más parejo como visitante. A destacar el gran ingreso de Diego Reyes, que estuvo brillante atrás, y aplaudir también el arrojo de Siboldi, cuando mandó a la cancha ofensiva plena para no irse con la derrota en casa.

NADIE PUEDE PENSAR QUE LA 14 YA ESTÁ a la vuelta de la esquina. Quedan 90 minutos por delante que pueden inclinarse para cualquier lado. Un primer tiempo muy intenso, con mucho corte de jugadas por faltas, y hasta que se abre el marcador, cambia totalmente el panorama, con un espectacular ida y vuelta que se vivió, con un América encima que nunca dejó de buscar la portería de Nahuel que, por cierto, hizo la parada más espectacular del partido.

TODO ABIERTO y la calidad de ambos planteles augura una gran vuelta y nada para nadie. Todo abierto. Diría mejor ¡abiertísimo!