Con la tecnología de Google Traductor

Las reglas y los reglazos
titulo-foto

Eduardo Brizio

21, octubre 2023 - 5:00

“Juega limpio; siente tu liga”

Los problemas “extra futbol” se han vuelto el pan de cada día en el mundo entero, desde que en Italia detectaron que varios jugadores son ludópatas y les gusta apostar, hasta que, en Francia, casi quieren desheredar a Karim Benzema acusándole de “terrorista” por haber publicado un “twitt” referente al conflicto Hamas-Israel.

Pues en España “no cantan mal las rancheras” y en los últimos días se ha reavivado el “Caso Negreira” o “Barcelona gate”.

Resulta que la escuadra catalana le pagó a José María Enriquez Negreira, del 20O5 al 2018 un total de 7.3 millones de euros. La cuestión aquí es que el multicitado Negreira, ex árbitro, se desempeñaba como vicepresidente del comité técnico arbitral español.

Los “honorarios” devengados por el otrora silbante eran por el concepto de “asesorías verbales” e informes sobre el desempeño de los colegiados que estaban involucrados en partidos en donde participaba el cuadro blaugrana; pero (según esto) “jamás con la intención de sobornar, influir o recibir prebendas”.

La ley del deporte español da por prescritos los delitos a los tres años; razón por la cual, desde el punto de vista deportivo, pueden estar tranquilos; toda vez que, el supuesto ilícito se cometió en el 2018 y “ya fue”.

Tres distintos presidentes del Barcelona FC estuvieron involucrados: Joan Laporta (2003-2010) Sandro Rosell (2010-2014) y Josep Maria Bartomeu (2015-2020).

Jurídicamente la “acusación” prescribe a los 10 años, por lo que Joan Laporta (quien preside al club actualmente y lo presidió en el 2010) estaba tan campante; toda vez que, él terminó su periodo al frente del equipo en el 2010. Lo que quiere decir que, ya han pasado 13 años y aunque “tuviera vela en el entierro” el delito ya habría prescrito.

Sin embargo, el caso se reavivó debido a que un juez  salió con que “dice mi mamá que siempre no” y pide que Laporta sea llevado ante la justicia, aduciendo que se trata de “un delito continuado” que concluyó (haciendo los últimos pagos a Negreira) en el 2018 (por lo tanto, no ha prescrito) lo que sin duda le puso los pelos de punta al actual presidente blaugrana.

Los abogados de Laporta argumentan que los delitos continuados deben de ser cometidos por la misma persona y debido a que en el caso que nos ocupa estuvieron involucradas tres personas distintas (Laporta, Rosell y Bartomeu) no aplica.

Yo creo que lo que les faltó por aquellos lares fue que antes de los partidos apareciera el niño diciendo: “juega limpio; siente tu liga”.