Con la tecnología de Google Traductor

PARÍS 2024

Las reglas y los reglazos
titulo-foto

Eduardo Brizio

21, junio 2024 - 6:00

El futbol debe de permanecer ajeno

Kilyan Mbappé, flamante contratación del Real Madrid y considerado por muchos como el mejor futbolista del mundo, en conferencia de prensa se tomó el atrevimiento de meterse en temas políticos.

El próximo 30 de junio y el 7 de julio los franceses están llamados a las urnas para renovar 577 asientos legislativos, en una elección a dos vueltas.

El presidente actual de Francia Emmanuel Macron, del Partido Renacimiento, se siente fuertemente amenazado por la Agrupación Nacional, de extrema derecha, liderada por Marine Le Pen. “Donatello”, mote con el que se conoce a Kylian por su parecido con una de los personajes de las Tortugas Ninja, en una clara alusión en contra de la extrema derecha declaró:

“Lo he visto, creo que estamos en un momento crucial en nuestro país, somos ciudadanos ante todo y no podemos estar desconectados. Es una situación inédita y quiero dirigirme a la gente, sobre todo a los jóvenes, vemos a los extremos en el centro del poder y pido a los jóvenes que vayan a votar. Tenemos que identificarnos con los valores de este país y espero que se haga la buena elección”, indicó el jugador de manera tajante.

Es entonces cuando surge la pregunta ¿Deben los atletas profesionales hacer proselitismo e inmiscuirse en asuntos políticos?

No me parece un tema menor. Para acabarla de amolar, en la Euro Copa que actualmente se disputa en Alemania, el público desde la tribuna ha mostrado un pésimo comportamiento, emitiendo coros monumentales que no solamente atañen a cuestiones políticas; sino, que caen en el racismo, la ofensa y la provocación.

Resultó lamentable escuchar a la afición rumana en el partido en que vencieron a Ucrania al son de tres goles por cero, corear en repetidas ocasiones: “Putin, Putin, Putin”, reprobable por donde ustedes lo quieran ver.

Digo, hacer alusión a un conflicto bélico que ha cobrado miles de vidas, muchas de ellas víctimas inocentes, denota la más ínfima de las calidades humanas en cualquier escenario, mucho más si esto ocurre en un estadio de futbol, profanando la esencia del deporte.

Todo esto sin mencionar el desafortunado mensaje religioso que se pronunció en la inauguración de la Copa América.
¿Qué nos pasa? Ya se están tardando en tomar medidas extremas para erradicar no solamente la violencia de los estadios; sino, evitar que los temas políticos y religiosos se infiltren en nuestro querido deporte. En mi opinión … el futbol debe de permanecer ajeno.