Con la tecnología de Google Traductor

El Pollo de Tlalpán. Daniel Reyes

Itzel Ubiarco

30, enero 2015 - 12:01

30 enero 2015. Daniel Reyes

PERMISO “CABALLEROS”
HACE muchos años andaba un caudillo en su virtual corcel queriendo brindar ayuda a sus pares, asesorándolos y animándolos a juntarse; el quijote en cuestión era el Chema Huerta, quien nunca tuvo el apoyo suficiente de los trabajadores del balón, para conseguir cuajar un organismo que los ayudara y apoyara, sobre todo en los momentos aciagos de su carrera.
Ese gremio que perseguía con denuedo Huerta, tenía la peculiaridad de ser autónomo. Al final todos sus esfuerzos fueron vanos y todo quedó en un gran intento; porque después nació una asociación “con todas las de la ley”  (dicen) patrocinada por la federación; pero que (dicen también) lucha por los derechos e izquierdos de los mismos futbolistas.
Si es así, creo que les ha faltado informar mejor a la opinión pública, porque no tengo presente alguna gestión en pro de un agremiado en problemas.
Todo esto viene al caso porque el travieso Alan Pulido, quien renegó de su ascendencia felina y se fue con todo y chivas al anciano continente, concretamente a Grecia, para buscar seguir su prometedora carrera en un conjunto que nada tiene que ver con los Tigres del Norte.
Cuando Alan se marchó, se organizó un huateque de proporciones bíblicas en donde ambas partes juraban ante lo más sagrado tener la razón; incluso los dos representantes del jugador, se pelearon y se desmintieron muchas oportunidades, tachándose, en ambos casos, de desleales.    
Mientras la directiva aseguró tener los pelos de la burra en la mano, y afirmaban que era parda. Luego de surcar el mar de las dudas, el conflicto entró en un letargo donde lo que había era calma; como diría el mago: “nada por aquí y nada por allá”.
En esa pausa, se gastó mucha tinta y saliva recordando el sonado caso del “torneo Donizete” del lejano año 2000; que curiosamente se dio en el seno de los felinos; quienes en una aparente “descuido”; otros dicen “avivada”, alinearon inadecuadamente a Osmar, pues un documento tenía una firma falsa, o algo así; total que se hicieron las investigaciones de rigor, con especialistas de la KGB, CIA, FBI y KFC; dando como resultado una sola responsable; ¡Sí! La secretaria.   
Supongo que como una medida de protección a testigos, nunca se divulgó el nombre de la inepta trabajadora, tampoco se reveló en donde tenía su oficina, por supuesto ni quien era su inmediato superior. Todos se conformaron con repetir los juegos donde había participado el moreno Osmar, y si te vi ni me acuerdo.  
Volviendo al presente, es muy, pero muy, curioso que en la página oficial en la Internet de “la comisión del jugador” aparezca una noticia que se lee: “Alan Pulido, tiene nuevo equipo”; eso me hace pensar que ellos pudieron intervenir a favor de Pulido Izaguirre, para que finalmente pueda regresar al campo de la ilusión con un equipo que dice que se llama Levadiakos, en la tierra de los grandes filósofos, y que al chavo lo asistía el derecho.
Si es así, bien por la comisión, bien por Alan Pulido, que tenía razón y mal por los tigres que perdieron la batalla; si no es así… igual para todos.
 
 Cierro con una obra titulada “pacto”
 
Si Pulido vuelve a las canchas,
Será en un momento exacto,
Que juegue bien, a sus anchas,
Que ese sea su pacto.
 Y si no, quéjense a la FIFA.
Twitter: @pollodetlalpan