Con la tecnología de Google Traductor

El Pollo de Tlalpán. Daniel Reyes

Itzel Ubiarco

30, diciembre 2014 - 10:49

30 de diciembre 2014. Daniel Reyes

RECUENTO DEL DAÑO
COMO cada que termina un año; debido, quizá a la nostalgia, por el tiempo que transcurrió, hay cierta parte de la cabecita loca que le da por recordar las cosas buenas y malas que tuvieron los 12 meses que inevitablemente están por decir adiós.
Me di a la tarea de hacer lo propio y luego de mucho pensar hice una lista de lo que me pareció lo mejor, peor y regular del año, usted escoja el orden y la posición; ¡faltaba más!
Patitas desconchabaditas.
La primera de Luisito Montes, que solito y su alma se fue a estrellar como microbusero loco, contra su par ecuatoriano, cosa que le costó doble fractura, tibia y peroné; ¡ah! Y perderse el mundial.
Ya durante la justa del orbe, en el fatídico juego contra Holanda, Héctor Moreno, al intentar arreglarle la plana al ‘Maza’; chocó contra el mismísimo Robben y también se quebró la patita.
No era penal.
Lo que terminó por ser la vacilada más grande del año, fue la campaña del “no era penal”; mexicanos y no, le entraron a la inercia y lo externaban cada que podían, la broma dentro de la broma misma; fue que sí era penal por dos grandes razones, la primera, Rafa le deja el pie a Arjen y le estorba el paso; la segunda, el árbitro lo marcó.
Cabeza de brócoli, titular.
Para sorpresa de todos pocos días antes del inicio del mundial, el ‘Piojito’ “destapó” a Memo Ochoa, como el dueño de la puerta verde; la decisión, de origen suscitó muchos chismes, al final el arquero de los rulos, calló a los incrédulos realizando un impecable torneo, con la mejor atajada de la copa, incluida.
El extraño caso de Alan.
En una situación digna de esos programas de intriga gabachos, donde nadie sabe nada; Alan Pulido dejó a los Tigres del norte y se montó en su macho con tal de cruzar el charco y echar patadas en el anciano continente, sin embargo, pasaron los meses y continuó la intriga; total, que como dice la canción: “la vida sigue igual”.
‘Chícharo’ al merengue.
Cuando todos pensaban que los mejores momentos y oportunidades del famoso ‘Chicharito’, habían pasado; levantó la mano el Real Madrid y lo vistió de blanco; no ha alcanzado hacerse dueño de la posición, pero de que tiene estrella, tiene dos.
Otro aire para Rafa.
Otro del que parecía se le había acabado la cuerda; de pronto le llamaron de Europa y lo regresaron; de “zapatópolis”, ahora a Italia, donde se ha hecho indispensable en el Hellas de la tierra de Romeo y Julieta.
Chepo se sacó a la chiva de la rifa.
Después de su difícil tránsito por el Tricolor, y un pequeño retiro a modo de desintoxicación; volvió José Manuel, por la puerta grande cuando le llamaron para solucionar un reto de proporciones épicas: devolverle la grandeza al rebaño celestial, con obvia salvación.
Llegó Dinho.
Gran revuelo mundial causó la llegada del astro Ronaldinho Gaucho al aceptar venir a suelo mexica, donde por cierto ha quedado a deber y mucho; lo que parecía una bomba, hasta ahora ha quedado en petardo.
La peor liguilla de la historia.
Lo que nadie quería ver, sucedió en la liguilla del Apertura 2014 escasa en goles, en emociones y por consiguiente en espectacularidad; la desgastada fórmula del “gol de visitante” pasó factura y terminó siendo la “fiesta grande” un dolor de ojos con lágrimas de sangre.
Mohamed campeón apestoso.
La gran víctima de esa misma liguilla, fue el robusto Mohamed; que aún siendo campeón, nadie le quería más en el banco de las Águilas de Coapa; los grandes sicólogos de la época no se explican el comportamiento de Tony; quien sintiéndose un adolescente, se comportaba como Justin Bieber, brincándose todas las trancas en su antiguo club; y aunque juraba que era inocente y decía solo haber cometido una indisciplina; el destino le pasó su justa factura.
Se fue San Oswaldo.
Aunque ya estaba en horas, no dejó de sorprender la partida del gran y polémico arquero; un cuate que podía ser odiado o amado; pero que será recordado por los grandes lances defendiendo las puertas que le fueron encomendadas.
Nos perdonó Vela.
Para mí lo más destacado del año fue el regreso de Carlitos “La Hiena” Vela al equipo verde; luego de cuatro años por fin nos perdonó; y como ladino que es, regresó a hacer lo que bien sabe y por lo que tanto se le criticó; y aunque tiene el perdón generalizado, por ahí queda un escozor que ya se le dirá a coro cuando le toque jugar en el país de la patada.

Cierro con una obra titulada “deseo”
De sus recuerdos, deseo,
Sean hoy todos muy buenos,
Y que el año venidero,
También se cumplan sus sueños.
Y si no, quéjense a la FIFA.
Twitter: @pollodetlalpan